Entrevista concedida pelo Presidente da República, Luiz Inácio Lula da Silva, ao jornal El Pais - Montevidéu, Uruguai, 01/10/2006

Luiz Inácio Lula da Silva, Presidente de la República Federativa de Brasil "Tengo mi conciencia tranquila" "Con el Presidente Tabaré Vázquez estuvimos de acuerdo en que Uruguay debe buscar explorar posibilidades comerciales, en el entendimiento de que se deba preservar la unión aduanera del Mercosur y nuestro proyecto común de integración regional" MARTIN AGUIRRE REGULES El mandatario brasileño, en entrevista exclusiva con El País, en vísperas de los trascendentales comicios que se celebran hoy, defendió la integración política en el Mercosur y reafirmó su apoyo a que Uruguay negocie acuerdos con otros países siempre que no dañen al bloque regional. Asimismo dijo que tuvo una intervención "discreta" cuando el conflicto por las plantas de celulosa. -De cara a un nuevo mandato presidencial, ¿cuáles son los principales desafíos que tendría su gobierno? -En el caso de que reciba una vez más el voto de confianza del pueblo brasileño, procuraré dar continuidad y profundizar las transformaciones que vienen proporcionando a decenas de millones de brasileños una vida con más respeto y dignidad. Para que todo eso sea mejorado será necesario un mayor crecimiento de la economía. Las bases para un crecimiento sustentado fueron creadas en estos casi cuatro años de Gobierno. En la política externa, buscaremos profundizar la inserción comercial de Brasil y de los demás países en desarrollo. Continuaremos nuestro esfuerzo por ampliar el mercado para los productos de los países del Mercosur, luchando por la eliminación de prácticas distorsivas del comercio en los países ricos, principalmente en el área agrícola. Defenderemos el fortalecimiento del multilateralismo y la democratización del proceso decisorio en los foros internacionales. Finalmente, quiero desencadenar una reforma política que perfeccione el funcionamiento de nuestro Estado y de nuestra democracia. - A nivel regional, ¿cuáles cree que son los mayores obstáculos a resolver y cuáles serían sus metas en un nuevo período? -Hemos buscado, desde el inicio de mi primer mandato, avanzar en la integración de América del Sur. Creamos la Comunidad Sudamericana de Naciones (CASA), que ya tuvo la oportunidad de reunirse dos veces al más alto nivel. La Comunidad ha contribuido para aproximar todavía más a los países sudamericanos, con los cuales compartimos afinidades históricas y culturales. Brasil está buscando encontrarse con su vecindad. Esa aproximación ganará más relevancia con el fortalecimiento del Mercosur, cuya unión aduanera debe tornarse más justa y más equilibrada. Para ello, el Mercosur no puede perder de vista los intereses legítimos de sus socios menores. -En los últimos tiempos ha habido fuertes críticas de parte de los socios menores del Mercosur respecto del funcionamiento del bloque, ¿qué pasos puntuales piensa dar para intentar reflotar el proceso de integración ? -El problema fundamental del Mercosur es el de las asimetrías de los países que lo integran. Hemos lanzado y apoyado iniciativas que procuran atenuar esas asimetrías y permiten proporcionar mayores ganancias para los socios menores del bloque. Es el caso del Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (Focem), que beneficia directamente a esos importantes socios. Hemos procurado, igualmente, ampliar las oportunidades de importación por Brasil de productos provenientes de los socios menores. Este es el objetivo del Programa de Sustitución Competitiva de Importaciones, que incluye, entre otros países, a Uruguay. Pero sólo comercio no basta. Queremos incentivar inversiones en Uruguay y en Paraguay, para que esos países puedan exportar más para el Mercosur y otros mercados. De la misma forma apoyaremos, con créditos, nuevas inversiones en Uruguay. Nuestra visión para el Mercosur es de largo plazo. -Con el ingreso de Venezuela al Mercosur, algunos analistas afirman que Brasil ha perdido gran parte de su liderazgo regional, ¿está de acuerdo? ¿Qué opina del estilo internacional de Hugo Chávez? -Brasil no persigue el liderazgo. Quiere sociedades. No aspira a posiciones hegemónicas. Busca solidaridad. Si no hay una sólida y equilibrada asociación de nuestros países, no tendremos condiciones de insertarnos de forma competitiva en el mundo de hoy. Venezuela es un país económicamente importante, un socio relevante que dará una contribución muy positiva al Mercosur. -Paraguay y Uruguay han anunciado su intención de negociar acuerdos bilaterales con EE.UU. y otros países, a lo cual Brasil ha dicho no oponerse siempre que no dañen el "corazón del Mercosur". ¿A qué se refiere con esto? ¿Cree que existe la amenaza de una fractura? -Durante nuestro encuentro en Canoas, el día 8 de setiembre, recibí del Presidente Tabaré Vázquez la justa reivindicación de Uruguay de buscar, donde fuera posible, beneficios para su país en negociaciones comerciales con terceros países. Estuvimos de acuerdo en que Uruguay debe buscar explorar posibilidades comerciales, en el entendimiento de que se debe preservar la unión aduanera del Mercosur y nuestro proyecto común de integración. Así como el Presidente Tabaré, también quiero más y mejor Mercosur. -Se habla sobre la posibilidad de ir hacia un Mercosur más político y de crear un parlamento común, ¿está de acuerdo? ¿No cree que sería aumentar las trabas burocráticas en el bloque? -Siempre creí que el Mercosur debe evolucionar hacia una unión política y creo que debemos aspirar a lo mismo para toda América del Sur. La integración latinoamericana es parte de nuestro proyecto como país y este precepto se encuentra inscripto en la propia Constitución de Brasil. Siempre defendí la creación del Parlamento del Mercosur como una pieza importante en nuestro proceso de integración regional. Un Mercosur político ayudará mucho a la desburocratización de nuestras relaciones económicas y comerciales. El Parlamento, en particular, permitirá un compromiso mayor de nuestra ciudadanía con la integración, toda vez que será ella quien va a elegir los diputados de esta institución. -Cuando el conflicto entre Argentina y Uruguay por la instalación de plantas de celulosa, algunos acusaron a su gobierno de inacción, y de no intervenir para mediar en el conflicto. ¿Cuál es su opinión? ¿Debió tener un papel más activo su gobierno? -Brasil estará siempre dispuesto a contribuir para la solución de cuestiones regionales, desde que esa ayuda sea solicitada por todas las partes involucradas. Tuvimos iniciativas discretas en este episodio y enseguida comprendimos que no tendrían la eficacia que de ellas podría esperarse. La cuestión está siendo juzgada y deberá ser resuelta en el foro adecuado, no excluyéndose, a priori, otro tipo de solución mutuamente aceptable. -En un mundo que cada vez se va estructurando más en bloques, ¿cuál cree que debiera ser el futuro de América del Sur? ¿Negociar con EE.UU.? ¿Con Europa? ¿Con Asia? -Sí. Efectivamente, el mundo se está organizando en bloques y América del Sur cometería un error si no caminase en esa dirección. Juntos, somos más fuertes para negociar y promover nuestros intereses. La integración regional nos ofrece la posibilidad de, por un lado, encontrar en nuestros vecinos la complementación económica que nos falta, con menores costos y mayor ventaja comparativa. Por otro, amplía nuestro poder de negociación al transformarnos en un mercado más atractivo, con población y PIB mayores. Existen también las afinidades históricas y geográficas, que debemos profundizar, siempre. Debemos, evidentemente, negociar con las grandes potencias económicas, pero incrementar igualmente nuestras relaciones con el Sur del mundo. Más de la mitad de las exportaciones brasileñas se destinan hoy a países en desarrollo. Nuestras exportaciones para países desarrollados también crecieron mucho. Duplicamos nuestro comercio exterior en tres años. -Los últimos meses de campaña electoral para los comicios de hoy han estado plagados de denuncias y acusaciones contra miembros de su partido. ¿Cree que se trata sólo de estrategias electorales, o hubo una falta de preparación o escasez de experiencia en filas de su gobierno? ¿Por qué cree que pese a todas esas denuncias, el apoyo a su figura se mantiene tan alto? -Brasil logró, en los últimos años, un nivel de madurez política sin precedentes en la historia del país, reflejo de la consolidación de las instituciones democráticas y de la conquista de la estabilidad económica, entre otros factores. Para eso ha contribuido mucho la libertad de prensa, en Brasil. Pero lo fundamental es que gran parte de las denuncias surgieron a partir de iniciativas del propio Gobierno que yo presido, de nuestra Policía Federal, de nuestra contraloría, del Procurador General de la República, que goza de absoluta independencia, sin cualquier inhibición, como ocurrió en el gobierno anterior. Es importante que no se permita la impunidad y que no se deje de investigar y examinar todas las denuncias de desvíos, en todas las instancias. Tengo mi conciencia tranquila y estoy seguro de que el pueblo brasileño sabe de eso. Siempre pauté mi vida personal y política por una ética rígida y no toleraré, como no he tolerado, desvíos en mi Gobierno. Una política externa sin ideología - Con la llegada de gobiernos de izquierda se pensó que el continente entraría en una etapa de armonía, sin embargo ha habido conflictos y se habla de dos grupos; Bolivia y Venezuela por un lado y el resto por otro. ¿está de acuerdo? - No me cabe, ni me agrada rotular movimientos de izquierda en América Latina. El hecho positivo es que hay, en el momento, gobiernos con afinidades, sobre todo en cuanto al énfasis en la promoción de las cuestiones sociales como el combate al hambre, a la pobreza y a la desigualdad. Tenemos hoy en la región gobernantes que no piensan sólo en el crecimiento económico, sino también en la distribución de la renta, o sea, piensan en el bienestar del pueblo como un todo. Tenemos que sacar partido de nuestras convergencias. Nuestra política externa no tiene una marca ideológica.

Endereço: Palácio Itamaraty - Esplanada dos Ministérios - Bloco H -Brasília/DF - Brasil - CEP 70.170-900
Fale Conosco | Mapa do Site | Embaixadas | Consulados e Vice-Consulados | Delegações, Missões e Escritórios
Escritório de Representação: EREMINAS, ERENE, ERENOR, EREPAR, ERERIO, ERESC, ERESP, ERESUL
Legalização de documentos brasileiros: Setor de Legalização de Documentos e Rede Consular Estrangeira (SLRC). E-mail: slrc@itamaraty.gov.br