Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Georges Lamazière, Embaixador do Brasil no Chile

La emergencia internacional de salud pública provocada por el Zika viene demandando el esfuerzo conjunto de la comunidad global para combatir el virus y el mosquito Aedes Aegypti, transmisor de la enfermedad, así como para el desarrollo de la vacuna y nuevos tratamientos.

En la intervención en la IV Cumbre de la CELAC, la Presidenta Dilma Rousseff propuso una acción de cooperación en la lucha contra el virus Zika en nuestra región, en la cual varios países tienen amplia experiencia en el combate contra el dengue. La Presidenta Rousseff defendió la necesidad de que todos los países y las sociedades se unan en torno a esta lucha, con cooperación conjunta en cuanto a investigación científica y tecnológica para compartir las mejores prácticas de combate contra el virus. De acuerdo a una propuesta brasileña, los ministros de Salud de UNASUL se reunirán para discutir el asunto.

Brasil está concentrando sus esfuerzos para combatir la enfermedad y continúa comprometido con la comunidad global en la búsqueda de tratamientos y vacunas. La propia identificación del agente patógeno y el descubrimiento de la correlación entre el Zika y la microcefalia son el resultado de los esfuerzos del servicio de atención primaria del sistema de salud brasileño y de la colaboración entre instituciones brasileñas de investigación, la Organización Panamericana de la Salud, el Instituto Pasteur y el Centro para Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos. En Brasil, el Instituto Evandro Chagas ha realizado la secuenciación genética completa del virus circulante en el país y está desarrollando un test serológico entregado a los laboratorios centinelas para el diagnóstico de la enfermedad. La secuenciación del genoma completo de cepas del Zika contribuirá notablemente con la comprensión de diversos aspectos de este agente viral.

Es importante considerar que el Zika no existe únicamente en Brasil y, por ello, su combate debe ser realizado colaborativamente con la comunidad internacional. Este virus se considera endémico en el continente Africano y se diseminó hacia el continente asiático. De acuerdo con el último boletín epidemiológico de OPS/OMS, 22 países/territorios ya presentaban transmisión autóctona del Zika en las Américas. Como parte del esfuerzo mundial para combatir al vector y al virus, el Gobierno de Brasil está trabajando con compromiso extremo para la eliminación de los criaderos. Alrededor de 220 mil militares de las Fuerzas Armadas se unirán a 300 mil funcionarios públicos y a miles de voluntarios en todo Brasil para eliminar el mosquito.

El 13 de febrero, la Presidenta Dilma Rousseff y diversos ministros participaron de acciones de combate al virus Zika realizadas en diferentes regiones brasileñas. La fecha marcó el lanzamiento de la campaña nacional de movilización contra el Aedes aegypti y se replicará en más de 350 municipios. Brasil también trabaja en la elaboración de un proyecto interministerial de combate a la enfermedad y al mosquito vector, que prevé estudios centrados en la creación de posibles vacunas y propuestas de asistencia a las familias con niños con microcefalia.

El 3 de febrero, Uruguay fue sede de la reunión de ministros de Salud de los países del Mercosur para discutir en torno a las medidas conjuntas para combatir al mosquito y prevención de las enfermedades que transmite. En esa ocasión, el Ministro de Salud de Brasil anunció que los países del Mercosur y asociados podrán participar del entrenamiento para la ejecución de las pruebas de laboratorio para detectar el virus Zika. La capacitación será realizada por los institutos nacionales de Brasil.

El Gobierno brasileño ha establecido un grupo de trabajo sin precedentes, con recursos financieros, tecnológicos y científicos para prevenir y combatir el mosquito transmisor de la enfermedad en el corto, mediano y largo plazo. El tema es una prioridad nacional y el gobierno y la población está plenamente comprometidos en la lucha contra el Zika, que es un deber de todos.

Fim do conteúdo da página