Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Autor: Fernando Fuentes
VIE 22 MAR 2019 | 03:00 AM

En entrevista con La Tercera, Araújo destaca que se abre “una nueva relación, en un nivel mucho más elevado” con Chile. Y sobre la crisis en Venezuela, asegura que Brasil “no considera” una opción militar.

A su arribo a Chile ayer para acompañar al Presidente Jair Bolsonaro en su visita oficial a Chile, el canciller brasileño Ernesto Araújo se enteró del arresto en Sao Paulo del exmandatario Michel Temer por cargos de corrupción. De ese tema, la cumbre de Prosur, la relación con Chile y la crisis en Venezuela se refiere Araújo en esta entrevista con La Tercera.

¿La detención del expresidente Michel Temer sorprende al gobierno de Jair Bolsonaro o era algo que esperaban podía pasar?

No estoy en condiciones de contestar, porque no conozco el contexto jurídico exacto. Además, que es una detención, no significa una condena, de manera que me resultaría mejor no comentar directamente ese caso de la detención del expresidente.

Pero le sorprende al gobierno lo que sucede…

Bueno, en la prensa, en los medios de comunicación ya se comentaban cosas que podían ser atribuidas al Presidente Temer, de manera que eso era algo que se comentaba. Pero dentro del gobierno, personalmente, no habían discusiones, comentarios sobre eso. Lo que sí quisiera decir, independiente de ese caso, es el compromiso muy fuerte del Presidente Bolsonaro con la lucha contra la corrupción. Es un compromiso que asume ante una demanda muy fuerte del pueblo brasileño.

La visita oficial de Bolsonaro a Chile coincide con la cumbre de Prosur. Una de las críticas que se hace a esta iniciativa es su “sesgo ideológico”. ¿Cómo se plantea Brasil ante Prosur? ¿Ve necesaria la creación de un nuevo foro?

Consideramos que es muy oportuna, consideramos que no hay un sesgo ideológico en el sentido que la democracia no es una ideología. Entonces el problema no es entre izquierda y derecha, sino entre democracia y totalitarismo. Sí, en muchos casos, la ideología de izquierda se asoció a esquemas no democráticos, dictatoriales. Todos los gobiernos derecha de la región tienen un compromiso muy fuerte con la democracia. Si hoy hay una coincidencia es porque en muchos países los electores identificaron a gobiernos y regímenes de izquierda con cosas negativas, con situaciones de ineficiencia económica y de privación de libertades, en algunos casos más intensamente y fue eso lo que llevó a la configuración que tenemos hoy.

Parece simbólico que la primera visita de Bolsonaro en Sudamérica sea a Chile y no a Argentina, como había sido en el último tiempo. ¿Es indicativo de una nueva relación entre Brasil y Chile?

Sí, creo que hay una nueva relación, en un nivel mucho más elevado y que nos inspira mucho y nos entusiasma mucho. Creo que eso tiene que ver con una coincidencia entre los dos países, cada uno con una opción económica abierta, liberal y una base de valores más bien conservadores. El hecho de que el Presidente venga a Chile antes de una visita a Argentina no significa para nada que nuestros hermanos argentinos no estén en nuestro corazón, como siempre estuvieron. Es una relación, no necesito decirlo, importantísima, fundamental para Brasil. Y (debo) recordar que la primera visita que el Presidente Bolsonaro recibió en Brasilia fue la del Presidente Macri.

¿Qué balance hace de la reciente visita de Bolsonaro a EE.UU.?

Un saldo extremadamente positivo a nivel tanto de los temas individuales, como de la atmósfera que se crea y del impulso hacia recuperar una relación que siempre debiera haber existido, que es natural, una alianza que ya ha generado resultados excelentes para Brasil, para EE.UU. también. Estados Unidos ha sido el gran aliado del desarrollo de Brasil durante mucho tiempo. Y Brasil perdió muchísimo cuando renunció a esa alianza por razones ideológicas.

En su reunión con Bolsonaro, Donald Trump reiteró que “todas las opciones están sobre la mesa” respecto a la crisis en Venezuela. ¿Brasil descarta la opción militar?

No consideramos una opción militar. Nuestro enfoque es seguir con la diplomacia, porque creemos que es posible llegar a una transición democrática a través de la diplomacia. La expresión de que “todas las opciones están sobre la mesa” por parte de EE.UU. me parece que es una manera de expresar la irreversibilidad del proceso, de expresar que no se puede tolerar que lo que pasa en Venezuela se vuelva una cosa normal.

Fim do conteúdo da página