Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

celacEn diciembre del 2008, Brasil tomó la iniciativa de convocar la primera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe sobre Integración e Desarrollo (CALC), que se realizó en Costa do Sauipe, Bahía. El objetivo fue establecer un proceso de cooperación que abarcase toda la región latinoamericana y caribeña.

La principal virtud de la CALC fue reunir, por primera vez, a los 33 países latinoamericanos y caribeños, que no se encontraban sin la presencia de países de fuera de la región en otros mecanismos. El Grupo de Río, que se había consolidado en la década de 1980 como foro regional de concertación política – con importante actuación en la pacificación de América Central y en la redemocratización –, reunía a 24 Estados. Para países como Cuba, que no participaba de algunos mecanismos en la región, la CALC fue vista como un importante medio para su reinserción. Para la mayoría de los países caribeños que no participaba directamente del Grupo de Río, la CALC también cumplía esa función. La CALC fue, por lo tanto, la primera oportunidad que tuvieron los países de la región para reunirse y reflexionar sobre el desarrollo y la integración a partir de una agenda propia, moldeada de acuerdo con los intereses de las sociedades latinoamericanas y caribeñas.

En febrero del 2010, México fue sede simultáneamente de la II CALC y de la Cumbre del Grupo de Río, en la llamada Cumbre de la Unidad. En dicho evento, fue aprobada la idea de reunir progresivamente al Grupo de Río y a la CALC en el marco de un único foro, intitulado Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). En la Cumbre de Caracas, en diciembre del 2011, tuvo lugar el inicio del funcionamiento de la CELAC.

Como heredera de la CALC y del Grupo de Río, la CELAC asume dos vocaciones: la cooperación para el desarrollo y la concertación política. En lo pertinente a la cooperación, la CELAC ha promovido reuniones ministeriales o de alto nivel sobre más de veinte temas de interés de los países de la región, tales como educación, desarrollo social, cultura, transportes, infraestructura y energía. En 2013 y 2014, Brasil tuvo la oportunidad de ser sede de reuniones sobre la Agricultura Familiar, que analisaram estrategias de desarrollo rural con miras a la promoción de la seguridad alimentaria y nutricional y a la erradicación de la pobreza rural. El país fue sede también de la I Reunión de Altos Funcionarios sobre Ciencia y Tecnología en la CELAC, ocasión en que se debatieron políticas públicas relacionadas con la formación y capacitación de recursos humanos, infraestructura de investigación y desarrollo y servicios tecnológicos de apoyo a la innovación empresarial. En 2014 y 2015, Brasil organizó, asimismo, reuniones del Grupo de Trabajo sobre Afrodescendientes de la CELAC, con objetivo de discutir políticas públicas de promoción de la igualdad racial y contra el racismo y la discriminación.

En lo referente a la concertación política, la CELAC ha demostrado su capacidad de emitir pronunciamientos sobre temas relevantes de la agenda internacional y regional, como el desarme nuclear, el cambio climático, el prblema mundial de las drogas, el caso de las Islas Malvinas y el bloqueo norteamericano contra Cuba, entre otros. El diálogo y la concertación política promovidos por la CELAC se manifiestan inclusive a través de intervenciones conjuntas en el ámbito de la Asamblea General de las Naciones Unidas y de sus Comisiones.

Además, la CELAC se tornó una importante herramienta para el diálogo de América Latina con el resto del mundo, permitiendo a la región coordinar posiciones respecto a las relaciones con otros bloques regionales y países emergentes. Hoy, la CELAC mantiene mecanismos de diálogo político y cooperación con la Unión Europea, China, Rusia e India, entre otros. De esta forma la CELAC viene facilitando la conformación de una identidad regional propia. Las consultas políticas se hacen, generalmente, al margen del debate general de la Asamblea General de las Naciones Unidas y permiten el intercambio de informaciones sobre temas de interés global y la cooperación desarrollada entre América Latina y el Caribe y actores relevantes del sistema internacional.

La CELAC asumió la interlocución regional en el mecanismo de diálogo y cooperación entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea (UE), creado en 1999. La cooperación CELAC-UE incluye temas como ciencia y tecnología, migraciones, inversiones, género y el problema mundial de las drogas, entre otros. Desde el 2012, el mecanismo cuenta con el apoyo de la Fundación EU-LAC, con sede en Hamburgo, que tiene por misión promover la reflexión sobre temas de interés para las dos regiones, apoyar la ejecución de los objetivos acordados y estimular el diálogo con la sociedad civil, academia y el sector privado. A pesar de la gran diversidad de perspectivas, natural en un foro que reúne a 61 países, el diálogo entre ambas regiones posee una sólida base fundada en los estrechos lazos culturales, históricos y migratorios existentes entre ambas regiones, como también en valores comunes, como la democracia y la promoción de los derechos humanos.

La CELAC funciona en base a reuniones políticas, reuniones ministeriales especializadas y grupos de trabajo sectoriales. Para definir el orden de los países que ocuparán la Presidencia pro tempore del mecanismo, se busca una distribución equitativa entre las subregiones de América Latina y del Caribe. Ecuador ocupó la Presidencia en el 2015 y la transmite a la República Dominicana en enero del 2016, con ocasión de la IV Cumbre de CELAC, en Quito.

Fim do conteúdo da página