Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

 

 

Composición, objetivos y estructura institucional.

Fundado en 1991, el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) es la iniciativa más amplia para la integración regional en América Latina, que surge en el contexto de la redemocratización y el acercamiento entre países de la región a fines de la década de 1980. Los miembros fundadores del MERCOSUR son Brasil , Argentina, Paraguay y Uruguay, signatarios del Tratado de Asunción.

Venezuela adhirió al MERCOSUR en 2012, pero ha sido suspendida desde diciembre de 2016 por incumplimiento de su Protocolo de Adhesión. En agosto de 2017, la Cláusula Democrática del Protocolo de Ushuaia se aplicó a Venezuela.

Todos los demás países de América del Sur están relacionados con el MERCOSUR como Estados asociados. Bolivia, además, tiene la condición de Estado asociado en el proceso de adhesión.

El Tratado de Asunción, instrumento fundador del MERCOSUR, estableció un modelo de integración profunda, con los objetivos centrales de conformar un mercado común, con libre circulación interna de bienes, servicios y factores productivos, el establecimiento de un Arancel Externo Común (AEC) en el comercio con terceros países y la adopción de una política comercial común.

El libre comercio dentro de la zona se implementó a través del programa de reducción arancelaria previsto por el Tratado de Asunción, que redujo a cero la tasa impositiva de importación para el universo de bienes. Para los sectores del azúcar y el automóvil, existen mandatos para el establecimiento de regímenes comunes, cuyo objetivo es cumplir con las normas del MERCOSUR. La Unión Aduanera, establecida por AEC, está organizada en 11 niveles arancelarios, cuyas tasas varían del 0% al 20%, obedeciendo el principio general de la progresividad arancelaria: los insumos tienen tasas más bajas y los productos con un mayor grado de elaboración, tasas más altas.

El Protocolo Ouro Preto, firmado en 1994, estableció la estructura institucional básica y otorgó al MERCOSUR personalidad jurídica en virtud del derecho internacional. El Protocolo también consagró la regla del consenso en el proceso de toma de decisiones, enumeró las fuentes legales del MERCOSUR e instituyó el principio de validez simultánea de las reglas adoptadas. Los tres órganos decisorios del MERCOSUR son: el Consejo del Mercado Común (CMC), el máximo órgano responsable de la conducción política del proceso de integración; Grupo Mercado Común (GMC), el órgano ejecutivo del Bloque; y la Comisión de Comercio del MERCOSUR (CCM), un organismo técnico que garantiza la aplicación de los instrumentos de la política comercial común.

En el curso del proceso de integración, y en gran parte debido al éxito de la integración económico-comercial, la agenda del MERCOSUR se ha ampliado gradualmente para incluir cuestiones políticas, sociales y de ciudadanía. Los dos hitos en el área social y cívica del MERCOSUR son, respectivamente, el Plan Estratégico de Acción Social (2011) y el Plan para Conformar un Estatuto de Ciudadanía del MERCOSUR (2010).

La agenda política del MERCOSUR cubre un amplio espectro de políticas gubernamentales abordadas por diferentes instancias del Bloque, que incluyen reuniones de ministros, reuniones especializadas, foros y grupos de trabajo. Los Estados Partes y los Estados Asociados promueven la cooperación, las consultas o la coordinación en prácticamente todas las esferas gubernamentales, lo que ha permitido la construcción de un patrimonio invaluable de comprensión e integración para la región. El MERCOSUR es hoy un instrumento fundamental para promover la cooperación, el desarrollo, la paz y la estabilidad en América del Sur.

Datos básicos

Los miembros fundadores (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) cubren aproximadamente el 67% del territorio de América del Sur (11,9 millones de km², equivalente a casi tres veces el área de la Unión Europea); 62.2% de la población sudamericana (262.2 millones de habitantes, es decir, 3.5% de la población mundial) y 75.1% del PIB de América del Sur en 2017 (US$ 2.78 mil millones de total de US$ 3,7 mil millones, según datos del Fondo Monetario Internacional). El MERCOSUR representa el quinto mayor PIB mundial (US$ 2,78 mil millones en 2017, por delante del Reino Unido, US $ 2,62 mil millones e India, US$ 2,61 mil millones).

Los intercambios dentro del bloque se han multiplicado nueve veces desde la creación del MERCOSUR, de US $ 4.5 mil millones en 1991 a US $ 40.4 mil millones en 2017 (teniendo en cuenta solo el comercio entre socios fundadores) . En los últimos cinco años, el promedio ha sido de US $ 40.8 mil millones (datos que también se refieren al comercio entre los socios fundadores).

El MERCOSUR es el principal receptor de inversión extranjera en el continente. Según los últimos datos disponibles en la UNCTAD, el MERCOSUR recibió el 47% (2015) y el 46% (2016) de las inversiones extranjeras directas en América Latina y el Caribe y el 65% (2015 y 2016) de América del Sur. También hubo un aumento en el porcentaje de participación del bloque como destino para las inversiones extranjeras en el mundo: en los años anteriores a la crisis (2005-2007), el MERCOSUR recibió el 2% de la inversión mundial; en 2015 recibió el 4,4%; y, en 2016, 3.7%. La expansión de la agenda de integración económica también ha contribuido a un aumento significativo de las inversiones directas realizadas por los Estados Partes a los demás miembros del bloque.

MERCOSUR hoy

El MERCOSUR atraviesa un proceso de fortalecimiento económico, comercial e institucional. Los Estados Partes consolidaron un modelo de integración pragmática, centrado en resultados concretos a corto plazo. El significado actual de la integración del MERCOSUR es la búsqueda de la prosperidad económica con democracia, estabilidad política y respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Los resultados de este nuevo momento en el MERCOSUR ya han comenzado a aparecer. Entre los muchos avances recientes, se destacan los siguientes:

- aprobación del Protocolo de Cooperación y Facilitación de Inversiones, que aumenta la seguridad jurídica y mejora el entorno para atraer nuevas inversiones en la región (2017);

- conclusión del acuerdo del Protocolo de Contratación Pública del MERCOSUR, que crea oportunidades comerciales para nuestras empresas, expande el universo de proveedores de nuestros organismos públicos y reduce los costos para el gobierno (2017);

- encaminamiento positivo de la gran mayoría de las barreras al comercio intrabloque (2017);

- modernización en el tratamiento de los asuntos regulatorios, con la reforma de los procedimientos para la redacción y revisión de los reglamentos técnicos, que les permitirá actualizarse a la luz de las referencias internacionales más recientes, y con la reanudación del dinamismo de los organismos reguladores técnicos (2017);

- esfuerzos para fortalecer el Fondo de Convergencia Estructural del MERCOSUR (FOCEM), como lo demuestra la firma de un acuerdo marco entre FOCEM y FONPLATA (2018); y

- la aprobación del programa de trabajo para la agenda digital del MERCOSUR, que nos acercará a la vanguardia de las discusiones internacionales con repercusiones en áreas como el gobierno digital, la ciberseguridad y el comercio electrónico (2018).

 

Fim do conteúdo da página