Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

¿Por qué negociar acuerdos extrar regionales de comercio?

Teniendo en cuenta los objetivos de aumentar el acceso a mercados
extranjeros e incrementar la competitividad interna, Brasil contribuye activamente a las negociaciones de acuerdos de comercio entre el MERCOSUR y socios extra regionales. Entre las modalidades de esos acuerdos están los de “libre comercio” (reducción de los aranceles de importación a cero sobre la gran mayoría de los bienes) y los de “preferencias arancelarias” (otorgamiento de preferencias en los aranceles de  un universo menos amplio de bienes para los miembros del acuerdo). Acuerdos más amplios pueden incluir, además del acceso a los bienes, las áreas de servicios,  inversiones y compras del gobierno.

En Itamaraty, la negociación de esos acuerdos es responsabilidad del Departamento de Negociaciones Internacionales y de las Divisiones de Negociaciones Extra Regionales del MERCOSUR, unidades subordinadas a la Subsecretaría de Asuntos Económicos y Financieros.

Las negociaciones extra regionales del MERCOSUR han contribuido para la diversificación y la ampliación de mercados para las exportaciones de Brasil. Acuerdos comerciales pueden contribuir para fortalecer la competitividad interna y externa de los sectores productivos nacionales y de los demás países del MERCOSUR. En el plan interno, atraen inversiones extranjeras directas, ampliando la oferta de empleos y promoviendo la transferencia de tecnología. En el plan externo, contribuyen a la expansión de nuestras exportaciones y a la integración de Brasil a la economía global – lo que posibilita no sólo adquirir insumos a costos más accesibles, sino también exportar a precios más competitivos y sujetos  a  barreras no arancelarias más bajas.

La negociación de acuerdos comerciales por MERCOSUR tiene siempre en cuenta la necesidad de preservar y promover políticas públicas dedicadas al desarrollo en las áreas económica, social, ambiental, industrial, de ciencia y tecnología y de agricultura familiar, entre otras. Para tal fin es fundamental el constante diálogo entre el Gobierno, los sectores productivos y la sociedad civil.

El compromiso del MERCOSUR en las negociaciones de acuerdos comerciales tiene un gran significado político, ya que contribuye a la consolidación del bloque como protagonista en el escenario internacional. Desde su creación, el MERCOSUR cerró acuerdos comerciales con importantes socios extra regionales: India (2004); Israel (2007); Unión Aduanera de África Austral – SACU (2009); Egipto (2010); y Palestina (2011). Fueron también firmados Acuerdos-Marco con diversos otros países en desarrollo, como Túnez, Líbano y Marruecos, lo cual constituye la primera etapa para la negociación de un acuerdo comercial. MERCOSUR también mantiene diálogos económicos y comerciales con varios países y bloques, como Canadá y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), que son mecanismos para examinar el interés mutuo y la posibilidad de negociar acuerdos de libre comercio entre las partes.

Los países miembros del MERCOSUR se comprometieron a negociar en conjunto los acuerdos de comercio que involucran concesiones arancelarias. Adoptado por medio de la Decisión nº 32/2000 del Consejo del Mercado Común del MERCOSUR, este compromiso se desprende del objetivo mayor de preservar la unión aduanera entre los países del bloque, lo cual demanda una política comercial exterior común.

 

Acuerdo de Asociación entre el MERCOSUR y la Unión Europea

Brasil atribuye prioridad a las negociaciones para un Acuerdo de Asociación entre el MERCOSUR y la Unión Europea. Las negociaciones fueron lanzadas en 1995, cuando los bloques firmaron un Acuerdo-Marco de Cooperación Interregional, estableciendo que las relaciones birregionales se desarrollarían a partir de tres bases: diálogo político, cooperación y libre comercio. En 2010, se logró el consenso sobre los parámetros para el relanzamiento de esas negociaciones, habiendo un compromiso mutuo de que el acuerdo sea amplio, equilibrado y ambicioso. Consultas públicas realizadas en 2012 demostraron el firme apoyo del sector privado brasileño a favor de la conclusión de las negociaciones con la Unión Europea. Hasta el momento, las negociaciones permitieron avanzos importantes en la definición de las reglas del futuro acuerdo y deben pasar en breve a una nueva etapa, con el intercambio de respectivas ofertas de acceso.

{backbutton}

Fim do conteúdo da página