Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

rodada dohaEn noviembre de 2011, en Doha, Catar, fue lanzada la Ronda de Doha de la OMC, también conocida como Ronda de Doha para el Desarrollo, por medio de la cual los Ministros de Relaciones Exteriores y de Comercio se comprometieron a buscar la liberalización comercial y el crecimiento económico, enfatizando las necesidades de los países en desarrollo.

Las negociaciones de la Ronda incluían agricultura, acceso a mercados para bienes no agrícolas (NAMA), comercio de servicios, reglas (sobre aplicación de derechos antidumping, subsidios y medidas compensatorias, subsidios a la pesca y acuerdos regionales), comercio y medio ambiente (incluyendo el comercio de bienes ambientales), facilitación del comercio y algunos aspectos de propiedad intelectual, más allá de una discusión horizontal sobre tratamiento especial y diferenciado en favor de países en desarrollo. Aparte del mandato formal de la Ronda, pero en paralelo a sus tratativas, eran discutidos mejoramientos de las reglas del sistema de solución de diferencias.

El Brasil y diversos otros países en desarrollo entendieron que el centro de las negociaciones de la Ronda de Doha debería girar en torno de las negociaciones en agricultura, sector en el que se concentran gran parte de las exportaciones de estos países. Cabe señalar que, durante las rondas negociadoras del antiguo GATT, ese sector, comparado al sector de bienes manufacturados, fue objeto de un esfuerzo de liberalización significativamente modesto cuando comparado al sector de bienes manufacturados, motivo por el cual aún goza de elevada protección contra importaciones en muchos países y está sujeto a disciplinas menos exigentes. En este sentido, la Ronda de Doha debería tener como objetivo corregir tanto como fuera posible las distorsiones que prevalecen en el comercio agrícola, promoviendo la eliminación de los subsidios a la exportación, la reducción sustancial y acción disciplinante de los subsidios a la producción (apoyo interno), además de la ampliación del acceso a los mercados de esos bienes.

En el contexto de las negociaciones agrícolas de la Ronda fue creado, en agosto de 2003, en vísperas de la conferencia Ministerial de Cancún, la agrupación denominada G-20 Comercial. Ese grupo, compuesto por países en desarrollo de tres continentes (América Latina, Asia y África), defiende de forma ambiciosa el cumplimiento de los tres pilares del mandato agrícola de la Ronda de Doha: acceso a mercados (reducción de tarifas), eliminación de los subsidios a la exportación y reducción de los subsidios de apoyo interno (principalmente a la producción). El Brasil tuvo un importante papel en la coordinación de las posiciones de esa coalición durante las negociaciones agrícolas en la OMC.

En el escenario actual de recuperación tras la crisis económica y financiera global y de preocupación con el recrudecimiento del proteccionismo comercial, la conclusión de la Ronda y el fortalecimiento del sistema multilateral del comercio, en bases equilibradas, transparentes e inclusivas, se hacen aún más necesarias. Sin embargo, los progresos obtenidos en las negociaciones fueron insuficientes, especialmente a partir de julio de 2008, cuando una reunión de ministros en Ginebra fracasó en su intento de aprobar un acuerdo en las áreas de agricultura y NAMA.

Fim do conteúdo da página