Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Desde el inicio de su funcionamiento, el 1 de enero de 1995, la Organización Mundial del Comercio cuenta con un mecanismo para la resolución de disputas comerciales. El denominado Sistema de Solución de Diferencias de la OMC ha definido a lo largo de los años el alcance de los Acuerdos que integran el acervo normativo de la OMC, contribuyendo así a brindar mayor seguridad y transparencia al funcionamiento de la Organización. 

Principales características

El órgano de la OMC competente para administrar el Sistema de Solución de Diferencias es el Órgano de Solución de Diferencias (OSD). Solo los Miembros de la OMC – es decir, Estados, territorios aduaneros autónomos y determinadas organizaciones internacionales (en este caso, la Unión Europea) – pueden participar en este mecanismo. El recurso está prohibido a otros actores, como empresas, particulares y organizaciones no gubernamentales.

El Sistema de Solución de Diferencias de la OMC tiene las siguientes características:

(i) alcance: los procedimientos previstos en el mecanismo se aplican a todas las controversias presentadas con base en los denominados “acuerdos abarcados” de la OMC, es decir: a) Acuerdo de Marrakech; b) acuerdos multilaterales que abarcan el comercio de mercancías, el comercio de servicios y aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio (anexo 1 del Acuerdo de Marrakech); c) el propio Entendimiento sobre Solución de Diferencias (Anexo 2 del Acuerdo de Marrakech); y d) acuerdos plurilaterales (Anexo 4 del Acuerdo de Marrakech), en controversias en las que tanto el Miembro solicitante como el demandado sean signatarios del acuerdo plurilateral respectivo;

(ii) automaticidad: se estableció una jurisdicción “casi obligatoria”, basada en la regla del consenso negativo, que dispone que no se establecerá un panel a menos que todos los Miembros voten en contra del establecimiento, incluido el demandante. Asimismo, no se adoptará un informe a menos que todos voten en contra de su adopción, incluido el Miembro ganador en la disputa;

(iii) doble grado de jurisdicción: creación de un órgano de revisión permanente para los informes de los grupos especiales, denominado Órgano de Apelación (“OA”), que representa la existencia de un doble grado de jurisdicción dentro del alcance del Sistema de Solución de Diferencias de la OMC;

(iv) viabilidad: existencia de medios específicos para incentivar el cumplimiento de las recomendaciones de los informes adoptados por el OSD. En este contexto, se destaca la “represalia”, mediante la cual el Miembro ganador está autorizado a “suspender concesiones u otras obligaciones” en relación con el Miembro perdedor, así como la posibilidad de ofrecer una compensación por parte del Miembro perdedor hasta su plena implementación de lo estipulado en el informe adoptado.

El objetivo principal del sistema es reforzar el cumplimiento de las normas comerciales multilaterales y la adopción de prácticas compatibles con los acuerdos negociados. Este objetivo prevalece sobre el de sancionar a los Miembros por la adopción de prácticas consideradas incompatibles con las normas de la OMC. Así, el sistema permite, en cualquier momento, la solución del conflicto mediante un acuerdo entre las partes en contienda. 

 

Fases y procedimientos del sistema de solución de diferencias de la OMC

Las diferencias en la OMC se desarrollan en cuatro fases principales: (i) consultas; (ii) panel; (iii) apelación; y (iv) implementación.

(i) Consultas: fase inicial del litigio, cuando la parte reclamante solicita al demandado información sobre su legislación y sus prácticas comerciales, y requiere cambios a las medidas cuestionadas, de conformidad con los acuerdos de la OMC. La parte demandada tiene 10 días para responder a la parte reclamante y las consultas deben tener lugar dentro de los 30 días. Si las consultas no resuelven la disputa dentro de los 60 días posteriores a la recepción de la solicitud, la parte reclamante puede solicitar el establecimiento de un panel.

(ii) Panel: los paneles están integrados por tres miembros, quienes deben ser elegidos de común acuerdo entre las partes. Las partes presentan peticiones escritas al panel y participan en audiencias, cuando pueden presentar y defender oralmente sus argumentos. Al final de su trabajo, el panel emite un informe sobre la compatibilidad de las medidas cuestionadas en relación con los acuerdos de la OMC.

En teoría, el plazo para la presentación de este informe es de hasta 6 meses, prorrogable por otros tres. En la práctica, la fase de panel ha durado unos 12 meses, salvo en casos de mayor complejidad como, por ejemplo, el caso del algodón (DS267), que duró casi dos años, y el caso de Boeing-Airbus. (DS353), que superó los cinco años.

(iii) Apelación: cualquier apelación de los informes de los paneles debe ser presentada al Órgano de Apelación, un organismo permanente que tiene la función de revisar los aspectos legales de los informes emitidos por los paneles. El OA está compuesto por siete miembros permanentes, con un mandato de 4 años, renovable una vez. Solo 3 de estos 7 miembros participan en cada disputa. El informe del Órgano de Apelación debe ser adoptado por el OSD y obedecido incondicionalmente por las partes, a menos que el OSD decida, por consenso, no adoptar este informe.

(iv) Aplicación: si el informe del panel o del Órgano de Apelación adoptado por el OSD concluye que las medidas de un Miembro son incompatibles con las normas de la OMC, el demandado debe modificar esa medida para restablecer el equilibrio entre los derechos y las obligaciones en virtud del sistema multilateral de comercio. El Miembro demandado informará cómo implementará las recomendaciones e indicará, si es necesario, un período de tiempo razonable para hacerlo.

Transcurrido un plazo razonable, sin cumplir con las recomendaciones contenidas en el informe adoptado, las partes podrán acordar una posible indemnización de la parte no ganadora a la parte ganadora, si esta última es la demandante, hasta que se dé pleno cumplimiento al informe. Si no hay acuerdo sobre compensación, la parte ganadora puede solicitar al OSD autorización para suspender concesiones u obligaciones en relación con la parte perdedora. La suspensión de concesiones u obligaciones podrá someterse a una evaluación arbitral, en la que se examinará cómo y en qué monto se aplicará la suspensión. Este mecanismo tiene como objetivo hacer más eficaz el sistema de solución de diferencias de la OMC y, en consecuencia, el sistema multilateral de comercio.

 

Brasil en el sistema de solución de diferencias de la OMC

El Sistema de Solución de Diferencias es uno de los ejes centrales de la acción de Brasil en el área comercial. Con 33 casos como demandante, 16 como demandado y 147 participaciones como tercero en litigios sobre los más variados temas, Brasil se encuentra entre los seis principales usuarios del sistema, solo por detrás de EE.UU., la Unión Europea, Canadá, China y India. Actualmente, Brasil es parte principal en 5 litigios, como demandante (ver resumen de los principales casos de Brasil como demandante). Este intenso desempeño le ha dado al país una creciente influencia en la definición de varios de los compromisos asumidos en el ámbito de la OMC, habiendo demostrado ser instrumental en la eliminación de barreras a las exportaciones brasileñas y para la estrategia nacional de desarrollo.

Desde 2001, el Itamaraty cuenta con un equipo dedicado exclusivamente a la preparación y al seguimiento de controversias en la OMC, con el objetivo de facilitar la participación de Brasil en el Sistema de Solución de Diferencias. En estrecha colaboración con el sector privado brasileño y otras áreas del Gobierno, la División de Litigios Comerciales (DCCOM) es responsable, entre otros, del seguimiento permanente de los casos en curso (redacción de peticiones, participación en consultas y audiencias, investigación y análisis de jurisprudencia), así como de la realización de discusiones previas al litigio (recepción de ponderaciones de los sectores afectados, elaboración de dictámenes legales, coordinación con los sectores y con las agencias gubernamentales involucradas) y, no menos importante, del seguimiento de la implementación de controversias.

La decisión de iniciar el litigio en la OMC la toma la Cámara de Comercio Exterior (“CAMEX”), teniendo presente el análisis preliminar sobre la viabilidad jurídica del caso y la opinión de varias áreas del Gobierno sobre los intereses económicos y políticos en juego.

 

Contexto actual del sistema: desafíos

Desde 2017, los desacuerdos entre países sobre el funcionamiento del Sistema de Solución de Diferencias han provocado el bloqueo del nombramiento de nuevos miembros del Órgano de Apelación. Por ello, desde diciembre de 2019, las actividades de estos últimos se encuentran paralizadas, lo que dejará las disputas en un “limbo”, sin perspectivas de resolución, si se presentan apelaciones, en el “vacío”, de los informes de los paneles. Con miras a superar el impasse, Brasil ha actuado a favor de una solución multilateral de largo plazo, que responda a las preocupaciones de todos los Miembros de la OMC, en estricto cumplimiento del Entendimiento sobre Solución de Diferencias y con el objetivo de preservar los derechos y las obligaciones acordadas en el Acuerdo de Marrakech, que creó la Organización Mundial del Comercio.

Paralelamente a los esfuerzos multilaterales para lograr una solución a largo plazo, un grupo de 21 Miembros de la OMC (incluso Brasil) acordó un acuerdo interino plurilateral ("Acuerdo Provisional  de  Arbitraje  de Apelación Multipartito – MPIA), en el que señalan el compromiso de: mientras dure la crisis del Órgano de Apelación, (i) no "apelar al vacío" en las disputas entre los participantes del MPIA; y ii) en el caso de que una de las partes en una diferencia desee apelar las constataciones del grupo especial, recurrir al artículo 25 del ESD para efectuar una "apelación-arbitraje". El Acuerdo está abierto a la participación de todos los Miembros de la OMC.

 

Peticiones brasileñas

Para promover la transparencia sobre la acción brasileña en el mecanismo de solución de controversias de la OMC, el Ministerio de Relaciones Exteriores buscará poner a disposición las peticiones presentadas por Brasil como parte principal del litigio. Inicialmente se publicarán peticiones relacionadas con las fases del panel y, en su caso, de apelación en litigios iniciados a partir de 2008.

DS382 – Estados Unidos – Jugo de naranja (Brasil):

  • Primera petición de Brasil
  • Segunda petición de Brasil
  • Apelación
  • Contra-apelación

DS472 y DS497 – Brasil – Fiscalidad:

  • Primera petición de Brasil
  • Segunda petición de Brasil
  • Apelación
  • Contra-apelación

DS484 - Indonesia - Pollo:

  • Primera petición de Brasil
  • Segunda petición de Brasil

DS522 - Canadá - Aviones comerciales:

  • Primera petición de Brasil

DS579 - India - Azúcar y caña de azúcar (Brasil):

  • Primera petición de Brasil

Fim do conteúdo da página