Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es un foro compuesto por 37 países dedicados a la promoción de estándares convergentes en diversos temas, como temas económicos, financieros, comerciales, sociales y ambientales. Sus reuniones y debates permiten el intercambio de experiencias y la coordinación de políticas en diferentes áreas de acción gubernamental.

Entre las diversas organizaciones que actúan e influyen en la realidad de Estados, empresas y organismos internacionales, la OCDE representa una de las más grandes en números. Unos 200 comités, grupos de trabajo y equipos de trabajo reciben a más de 40.000 funcionarios, miembros de la sociedad civil, instituciones de investigación y representantes del sector privado en más de 2.000 reuniones anuales. Su secretaría, compuesta por 2.500 empleados, publica aproximadamente 250 documentos al año y gestiona un presupuesto de más de 342 millones de euros.

La OCDE busca coordinar definiciones, medidas y conceptos, contribuyendo a la comparación entre países que enfrentan problemas similares. Además de promover la formación de enfoques comunes a las políticas públicas, estas características permiten a la OCDE abordar temas controvertidos, de difícil definición en organismos de vocación universal, como las Naciones Unidas y la OMC.

Varios países en desarrollo han intentado adherir a la OCDE. Para estos países, ingresar a la organización equivaldría a obtener un "sello de calidad", que podría estimular inversiones y consolidar reformas económicas.

La cooperación de Brasil con la OCDE comenzó en la década de 1990. En los últimos años, la relación bilateral se ha beneficiado de la decisión de la Organización de fortalecer los contactos con cinco países emergentes seleccionados (Sudáfrica, Brasil, China, India e Indonesia), denominados "socios clave". Hoy en día, prácticamente todos los Ministerios y muchos órganos de la administración pública federal y estatal en Brasil están, de alguna manera, involucrados en cooperación con la Organización. El Gobierno brasileño ha participado en alrededor de 36 instancias de la organización, como "asociado", "participante" o "invitado", y ya se adhirió a 26 Recomendaciones y otros instrumentos de la Organización.

En junio de 2015, Brasil y la OCDE firmaron un acuerdo de cooperación, que permitirá profundizar y sistematizar la relación bilateral. El acuerdo institucionaliza la participación brasileña en varios foros de la OCDE y establece mecanismos para definir líneas de trabajo futuras.

En el contexto de la implementación del acuerdo de cooperación de 2015 con la OCDE, en 2017 Brasil solicitó la adhesión a los “Códigos de Liberalización de Movimiento de Capital de la OCDE y Operaciones Corrientes Invisibles”. Los Códigos de Liberalización son uno de los principales documentos del marco normativo de la OCDE. La aceptación de Brasil como miembro de los Códigos significaría el reconocimiento internacional de los recientes esfuerzos del gobierno brasileño para promover un entorno abierto, estable y atractivo para la inversión extranjera.

Los países que adhieren a los Códigos asumen la obligación de eliminar, de manera progresiva y unilateral, las restricciones establecidas por la legislación o prácticas nacionales que discriminen entre residentes y no residentes en las áreas cubiertas por los Códigos, es decir, realización de inversiones extranjeras directas, movimiento de capital y prestación de servicios. Como medida de transparencia y en reconocimiento de las peculiaridades de cada país en cuanto a la capacidad de promover procesos de liberalización, los miembros de los Códigos pueden formular reservas, al momento de su adhesión, que reflejen aspectos de la legislación incompatibles con las obligaciones de los Códigos o justificadas por cuestiones de seguridad nacional o salud pública.

Fim do conteúdo da página