Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

El Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) – que se abrió a la firma

en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo en Río de Janeiro en 1992, tiene como objetivo conservar la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y su distribución justa y equitativa de los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos. Además, reconoce la soberanía de los países sobre sus recursos genéticos, así como el derecho de cada país a determinar, por ley nacional, el régimen de acceso a los recursos de su biodiversidad. Brasil fue el primer país en firmar el texto de la Convención y lo ratificó en 1994.

País megadiverso, Brasil tiene la mayor cobertura de bosques tropicales del mundo y representa aproximadamente el 12% de la biodiversidad del planeta. El gobierno brasileño ha sido uno de los más activos en las negociaciones iniciadas por el Convenio, debido a la importancia de los recursos de la diversidad biológica para el desarrollo económico y social del país. Los Estados Partes en la Convención se reúnen cada dos años en las Conferencias de las Partes (COP).

En la 10ª Conferencia de las Partes del CDB (COP-10), celebrada en Nagoya en 2010, se aprobó un Plan Estratégico para la Conservación de la Biodiversidad para el período 2011-2020, con 20 objetivos para reducir la pérdida de biodiversidad (los Objetivos de Aichi). Estos están siendo implementados por cada país de acuerdo con sus circunstancias, necesidades y capacidades nacionales y se revisarán durante la próxima COP (COP-15), que se realizará en 2020 en Beijing, China.

Durante la COP-10, se completaron las negociaciones para un esquema sobre la distribución de los beneficios del uso de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales asociados, y se adoptó el Protocolo de Nagoya sobre Acceso a los Recursos Genéticos y Participación Justa y Equitativa en los Beneficios que se Deriven de su Utilización. Se espera que el Protocolo ayude a combatir la biopiratería y la protección de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, promueva el desarrollo tecnológico y científico basado en el acceso a la biodiversidad y garantice la distribución justa y equitativa de los beneficios. Brasil fue uno de los primeros en firmar el Protocolo de Nagago, cuyo texto está siendo analizado en el Congreso Nacional. Hasta la fecha, 117 países han ratificado el Protocolo, que entró en vigor el 12 de octubre de 2014.

Uno de los temas principales que se están discutiendo actualmente dentro del CDB, y de gran relevancia para Brasil, es la posibilidad de incluir secuencias digitales sobre recursos genéticos dentro del alcance de la Convención. La secuenciación genética digital (DSI) es la información genética que se origina a partir del análisis de datos contenidos en nucleótidos, aminoácidos o estructuras moleculares de proteínas. Esta información se puede almacenar y transferir, por lo tanto, se puede aplicar para uso comercial. Actualmente, gran parte de la información de DSI se almacena en bancos internacionales de depósito de acceso libre. Hay varios datos de DSI disponibles en Internet, sin referencia al lugar de origen.

Las discusiones sobre DSI en el marco del CDB comenzaron en la COP 12 en Corea del Sur, luego de las discusiones sobre biología sintética, que se describirán a continuación. Dado que este es un tema nuevo en la agenda de la Convención, con implicaciones para la agenda de biodiversidad y la distribución de beneficios en los próximos años, la DSI probablemente será el tema principal que se discutirá durante la COP 15, especialmente con respecto a benefícios.

Con respecto a las metas de biodiversidad para después de 2020, el proceso de discusión comenzó en 2018. Brasil participará activamente en el proceso, defendiendo la importancia igualitaria de los tres pilares de la convención (preservación, uso sostenible y distribución justa y equitativa de los beneficios) y la necesaria adaptación a los avances tecnológicos, especialmente en el campo ds DSI. En opinión de Brasil, el pilar de la distribución de beneficios estaba subrepresentado en el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020.

El acceso a los recursos de la biodiversidad también se discute en el marco de la Comisión de Recursos Genéticos de la FAO (CGRFA) y el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (ITPGRFA) adoptados en 2004. Combinando la mayor biodiversidad del planeta con los sectores avanzados de investigación y producción agrícola, Brasil siempre ha sido uno de los más activos en estos foros. La Comisión tiene un mandato de negociación sobre plantas, animales, bosques, acuáticos, invertebrados y microorganismos de interés para la seguridad alimentaria. Con adhesión de 145 partes contratantes, TIRFAA se enfoca en las especies de plantas utilizadas en la alimentación y la agricultura y ha creado un sistema de acceso facilitado a 64 especies de plantas que forman la base del 80% de los alimentos para humanos. El Tratado también establece un mecanismo multilateral de participación en los beneficios que permite compartir la investigación realizada o el pago de un porcentaje de los beneficios comerciales recibidos.

Brasil se ha comprometido con la creación de la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), que promueve la interfaz entre la ciencia y las políticas públicas relacionadas con la biodiversidad. Establecido en 2012 como un foro intergubernamental independiente, abierto a todos los miembros de las Naciones Unidas, IPBES tiene 132 miembros. Sin estar vinculado por una convención específica, la IPBES puede responder a solicitudes tanto de los Estados parte como de las convenciones relacionadas con la biodiversidad, como el CDB, de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de flora y fauna silvestres (CITES), la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación (UNCCD), la Convención sobre Especies Migratorias (CMS) o la Convención de Ramsar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fim do conteúdo da página