Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Alrededor del 60% de las exportaciones de granos de Brasil son productos transgénicos

(soja, maíz y algodón), que representan más de 220 millones de toneladas. La tecnología de cultivos transgénicos está en constante evolución y cada año se envían nuevos productos a la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) para su aprobación para uso comercial. Las exportaciones de estos productos dependen de una vigilancia constante para no crear barreras injustificables, como las basadas en consideraciones socioeconómicas o evaluaciones de riesgo sin criterios científicos, que pondrían en peligro al sector. Vale la pena recordar que el agro fue el único sector con superávit en los últimos años de crisis. 

Firmado en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología tiene como objetivo garantizar una protección adecuada en la transferencia, manejo y uso de organismos vivos modificados (OVM) resultantes de la biotecnología moderna, con posibles efectos adversos en la conservación y el uso sostenible, teniendo en cuenta los riesgos para la salud humana, centrándose en los movimientos transfronterizos. 

El Protocolo entró en vigor el 11 de septiembre de 2003 y en sus disposiciones generales (Artículo 2) estipula que cada Parte adoptará medidas administrativas y legales para el cumplimiento de sus obligaciones bajo ese instrumento internacional.

El alcance del Protocolo se limita a los aspectos relacionados con el movimiento transfronterizo de OVM (Artículo 4), excepto los productos farmacéuticos destinados al consumo humano (Artículo 5). El Protocolo deja la regulación de los OVM internamente a la legislación nacional. 

Brasil se convirtió en parte de este acuerdo el 22 de febrero de 2004. El país ocupa una posición única en biotecnología ya que, al mismo tiempo, es un país megadiverso, productor de OVM y el mayor exportador agrícola para acceder al Protocolo de Cartagena. Por lo tanto, el desempeño de Brasil en este foro toma en cuenta tanto la necesidad de conservación de la biodiversidad y el respeto por la salud humana, como los intereses tecnológicos y comerciales de Brasil, evitando la imposición de barreras no arancelarias y asimetrías indeseables de competitividad en relación con otros exportadores. Instrumentos no agrícolas (Argentina, Estados Unidos, Canadá, Australia, entre otros).

Fim do conteúdo da página