Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Varios tratados internacionales forman el marco legal destinado a abordar el tema de las especies en peligro de extinción.

Entre ellos se encuentran la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES), la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (IAC), la Convención sobre la Conservación sobre las Especies Migratorias de Animales Salvajes (CMS) y el Acuerdo sobre la Conservación de Albatros y Petreles (ACAP)

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES), de la cual Brasil es parte desde 1975 y que ya cuenta con 183 estados miembros, regula el comercio internacional de fauna y flora silvestres y establece un sistema de certificados y licencias para controlar el comercio de especies amenazadas. Las normas CITES se aplican solo a las transacciones internacionales; por lo tanto, no abordan otros factores que amenazan la biodiversidad, como el comercio ilegal dentro de las fronteras nacionales. La 18ª Conferencia de las Partes en la Convención Se celebró en Ginebra en 2019.

Los tres apéndices de la CITES enumeran las especies protegidas por el acuerdo, clasificadas según el nivel de amenaza al que están sujetas. En el Apéndice I se incluyen las  especies en peligro de extinción, cuyo comercio solo se permitirá bajo circunstancias excepcionales. En el Apéndice II se figuran especies que no están necesariamente amenazadas de extinción, pero cuyo comercio se debe controlar para evitar usos incompatibles con su supervivencia. El Apéndice III enumera las especies que están protegidas en al menos un país que ha solicitado asistencia de las demás partes de la Convención para controlar su comercio. En total, los diferentes niveles de protección se extienden a más de 35,000 especies de plantas y animales.

La Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (IAC), ratificada por Brasil en 2001, tiene como objetivo "promover la protección, conservación y recuperación de las poblaciones de tortugas marinas y los hábitats de los cuales dependen, basándose en los datos científicos más fidedignos disponibles y considerando características ambientales, socioeconómicas y culturales de las Partes ".

En vigor desde 1983, la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS o Convención de Bonn) tiene actualmente 127 Estados Parte. Las especies migratorias en peligro de extinción figuran en el Apéndice I del texto de la CMS. Las partes se comprometen a proteger a estos animales, preservando sus hábitats y reduciendo los obstáculos a su actividad migratoria. Debido a su naturaleza, estos animales circulan en el territorio de varios Estados, por lo que el enfoque cooperativo es imprescindible en cualquier esfuerzo que se pretenda llevar a cabo para su protección. Las especies que se beneficiarían de la cooperación internacional, aunque no están en riesgo inminente de extinción, se enumeran en el Anexo II. Brasil se convirtió en parte de la Convención de Bonn en 2015.

Brasil es signatario del Acuerdo para la Conservación de Albatros y Petreles (ACAP), un instrumento firmado en el ámbito de la Convención sobre la Conservación de Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS o Convención de Bonn). Bajo el ACAP, se negocian acuerdos vinculantes y memorandos de entendimiento, de carácter global o regional, con el objetivo de preservar albatros y petreles, a través de la coordinación de actividades internacionales para mitigar las amenazas a las poblaciones de estas aves. Actualmente, ACAP cubre 22 especies de albatros y 9 especies de petreles, según la lista del Apéndice I del Acuerdo.

Fim do conteúdo da página