Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página
54

El 10 de marzo, el Consejo Directivo de la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN) adoptó una resolución sobre la asignación del nombre de dominio de primer nivel ".Amazon" a la empresa Amazon Inc. La medida dispone que caso no haya un acuerdo entre los países amazónicos y la compañía norteamericana en esa materia hasta el próximo 7 de abril y se verifique eventual solicitud conjunta de prórroga de esa fecha, ICANN resolverá el asunto después del día 21 de abril. Al no tomar una decisión durante su reunión en curso en Japón, el Consejo atendió la solicitud del gobierno brasileño y de otros países amazónicos, gesto que el Ministerio de Relaciones Exteriores aprecia.

Desde el 2012, por intermedio de Itamaraty, Brasil, en coordinación con los demás países amazónicos, se opone firmemente a la atribución del ".Amazon" a la empresa Amazon Inc. en régimen de exclusividad. En la visión brasileña, debido a su inseparable relación semántica con la Amazonia, ese dominio no debe, de ningún modo, ser el monopolio de una empresa. Por el contrario, es imperativo que los Estados concernidos puedan participar de su gestión y uso, con miras a defender y promover el patrimonio natural, cultural y simbólico de la región amazónica, así como fomentar la economía regional y la inclusión digital de las poblaciones allí residentes.

En las próximas semanas, Brasil buscará, de buena fe, en asociación con otros países amazónicos y en diálogo con Amazon Inc., ayudar a que se llegue a una solución mutuamente aceptable y que respete el legítimo y superior interés público de los Estados y sociedades involucrados. El gobierno brasileño mantiene la esperanza de que la compañía norteamericana demostrará un elevado sentido de responsabilidad pública y marcada sensibilidad política y cultural.

ICANN es una entidad de Derecho privado responsable de la gestión del sistema de nombres de dominio de Internet. La función de los gobiernos se limita a asesorar el Consejo Directivo, sin fuerza legal, en temas de política pública, especialmente cuando haya vinculaciones entre sus decisiones y los derechos nacionales o internacionales. Esa singularísima gobernanza también exigirá de ICANN un sentido de responsabilidad pública y sensibilidad política y cultural, al decidir sobre la atribución de dominio en Internet que remite a la propia identidad nacional de nada menos que ocho países y a una región con una inmensa carga simbólica. Su futura decisión también tendrá que tener en cuenta la necesidad de preservar el equilibrio del régimen multisectorial de gobernanza de Internet.

Fim do conteúdo da página