Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página
291

Han sido concluidas, el 30 de agosto de 2017, las patrullas militares de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (MINUSTAH). Con la conclusión de esas actividades, se inicia ahora la retirada del contingente militar de Brasil en la MINUSTAH, en preparación a la desactivación completa de esa misión hasta el 15 de octubre, conforme a la resolución 2350 (2017) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El cierre de las operaciones del contingente brasileño de la MINUSTAH fue marcado por ceremonia en Puerto Príncipe, hoy, 31 de agosto, presidida por el Ministro de Defensa Raúl Jungmann. El Ministro Aloysio Nunes Ferreira visitó Haití el 2 y 3 de junio pasado, con ocasión de la llegada del 26º y último contingente brasileño de la misión.

La MINUSTAH será sucedida por la Misión de las Naciones Unidas para el Apoyo a la Justicia en Haití (MINUJUSTH), sin componente militar. La nueva misión tendrá como prioridades el diálogo político, el fortalecimiento de la Policía Nacional de Haití, el estado de derecho y los derechos humanos en Haití.

A través del Comando Militar y del mayor contingente de tropas de la MINUSTAH, Brasil contribuyó significativamente a la estabilización de Haití y a la creación de las condiciones políticas y de seguridad que permitieron la reconfiguración de la presencia de las Naciones Unidas en el terreno. La disciplina y la eficiencia de los más de 37 mil militares brasileños movilizados a lo largo de la duración de la MINUSTAH recibieron amplio reconocimiento internacional. La excelencia de los “cascos azules” brasileños en Haití también fue evidenciada por el hecho inédito de un país mantener ininterrumpidamente el mando militar de una operación de mantenimiento de paz de la ONU durante 13 años de funcionamiento. Además de sus trabajos para la pacificación de Haití, las tropas brasileñas realizaron proyectos de impacto rápido en beneficio del pueblo haitiano, así como relevantes servicios para la asistencia humanitaria y el apoyo a la reconstrucción de ese país, especialmente en los episodios del terremoto de 2010 y del huracán Matthew, en 2016.

Brasil seguirá apoyando la estabilidad y el desarrollo de Haití, a través del diálogo político bilateral y de una amplia agenda de cooperación técnica. El Gobierno brasileño subraya la importancia de que la comunidad internacional mantenga su apoyo a Haití con miras a consolidar los avances logrados desde 2004 y a fortalecer el liderazgo del pueblo y del Gobierno haitianos en la promoción de la seguridad y el desarrollo del país a largo plazo.

Fim do conteúdo da página