Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página
449

1. Nosotros, los Ministros y Altas Autoridades de Relaciones Exteriores, de Interior, de Defensa, de Justicia, de Seguridad y de Control de Drogas de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, nos reunimos el 16 de noviembre de 2016, en la ciudad de Brasilia, para abordar la temática de la seguridad en las fronteras y acordar objetivos prioritarios y directrices para el desarrollo de acciones coordinadas.

2. Reiteramos nuestro pleno respeto a los derechos humanos y garantías fundamentales y el compromiso de continuar aplicando la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (CNUDOT) y sus Protocolos, así como los instrumentos pertinentes acordados en la región.

3. Reafirmamos que los acuerdos y mecanismos de cooperación bilaterales son elementos esenciales para fortalecer la seguridad ciudadana en nuestros países.

4. Manifestamos nuestra preocupación por el incremento de la delincuencia organizada transnacional en nuestra región, así como por los potenciales impactos resultantes de amenazas globales como el terrorismo internacional y los delitos cibernéticos, y en ese sentido reconocemos que, en el contexto de seguridad actual, los mecanismos de cooperación son herramientas centrales para reforzar la acción conjunta de los Estados.

5. Subrayamos nuestra convicción de que la seguridad en las fronteras requiere una visión regional integral, que incorpore las dimensiones política, social, económica y normativa, basada en el principio de responsabilidad compartida, que facilite el comercio internacional y la circulación de personas y bienes entre nuestros países, y consecuentemente promueva el desarrollo de nuestra región.

6. Analizamos, de manera franca y abierta, los desafíos para una acción efectiva orientada a prevenir y combatir la delincuencia organizada transnacional, reafirmando que nuestras fronteras son zonas privilegiadas de integración, cooperación e intercambio cultural y comercial entre nuestros pueblos. En ese sentido, compartimos el siguiente diagnóstico:

a) Los delitos transnacionales están en el centro de muchos de los problemas de seguridad en nuestra región, tienen efectos nocivos sobre nuestras sociedades y afectan negativamente el desarrollo sostenible.

b) El tráfico ilícito de armas de fuego, municiones y explosivos y de drogas alimenta la delincuencia organizada y la violencia en nuestras ciudades. El contrabando perjudica nuestras economías, y genera desempleo. El incremento de actividades relacionadas al lavado de activos genera distorsiones que afectan el sistema económico de nuestros países y fomenta la corrupción. La trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes violan los derechos fundamentales de nuestros ciudadanos, afectando principalmente a las mujeres y los niños.

c) Los controles en los pasos internacionales habilitados y la vigilancia terrestre, aérea, marítima, lacustre y fluvial a lo largo de nuestras fronteras deben ser priorizados, perfeccionados y modernizados de manera permanente, para hacer frente a las nuevas dinámicas de la delincuencia organizada transnacional.

d) La forma más efectiva de enfrentar la delincuencia transnacional es a través de la cooperación en tres ámbitos: nacional, bilateral y regional. El fortalecimiento simultáneo e integrado de esos tres ámbitos es fundamental para una respuesta coherente, ágil, efectiva y enfocada a alcanzar los objetivos propuestos.

e) En el ámbito nacional, el fortalecimiento de la articulación entre las agencias competentes, con la participación de los entes subnacionales cuando corresponda, es la base de una acción nacional coordinada y efectiva, permitiendo identificar y tratar de manera adecuada los desafíos institucionales, legislativos y financieros.

f) En el ámbito bilateral, los mecanismos de cooperación deben ser fortalecidos a través de acuerdos y arreglos, incluyendo acciones operacionales coordinadas y la facilitación de los medios necesarios para su ejecución.

g) En el ámbito regional, es necesario desarrollar una visión estratégica compartida de seguridad en las fronteras, con miras a fortalecer los mecanismos existentes y adecuarlos para dar respuestas inmediatas y ágiles, a partir de una perspectiva flexible y dinámica.

h) Es momento de pasar a la acción y avanzar hacia políticas públicas transformadoras, basadas en la obtención y el intercambio de información precisa, tanto cuantitativa como cualitativa, sobre las vulnerabilidades, problemas y desafíos en las áreas fronterizas.

7. Frente a este diagnóstico, resaltamos nuestra determinación de prevenir, perseguir y sancionar los delitos transnacionales y de profundizar el desarrollo económico y social de las fronteras, dentro de un criterio de responsabilidad compartida de seguridad ciudadana.

8. Nuestros Gobiernos, en el marco de su soberanía y sus respectivos ordenamientos jurídicos, se comprometen a unir esfuerzos en la lucha contra las organizaciones criminales que actúan en la región.

9. Para esa finalidad, acordamos los siguientes objetivos prioritarios y directrices:

FORTALECER LA COOPERACIÓN

i. Fortalecer la cooperación operacional inter-agencias en materia de seguridad, control y vigilancia de fronteras, de acuerdo con los ordenamientos jurídicos nacionales y las obligaciones internacionales.

ii. Promover encuentros frecuentes de las autoridades nacionales responsables por la seguridad en las fronteras, con miras a, entre otras acciones, desarrollar operaciones coordinadas e intercambiar experiencias para combatir los delitos transnacionales.

iii. Fomentar la formación y capacitación conjunta del personal de seguridad, control y vigilancia de fronteras.

iv. Reforzar la coordinación y cooperación entre esferas nacionales y subnacionales de gobierno, de conformidad con sus respectivos ordenamientos jurídicos.

v. Identificar desafíos institucionales y buscar los medios tecnológicos, financieros y materiales y los recursos humanos adecuados para enfrentarlos.

vi. Incrementar el control del espacio aéreo en las fronteras comunes, mediante el fortalecimiento de la cooperación operacional inter-agencias, en conformidad con los ordenamientos jurídicos nacionales.

vii. Promover una cooperación judicial, policial y de agencias de inteligencia, para aumentar y agilizar la capacidad de respuesta frente a las diferentes formas y manifestaciones de la delincuencia organizada transnacional.

viii. Concentrar los esfuerzos en apoyar el establecimiento de órganos mixtos de investigación en procesos, actuaciones o investigaciones judiciales en uno o más Estados, de conformidad con el artículo 19 de la CNUDOT.

ix. Promover la efectiva coordinación de los controles de fronteras, generando un intercambio de información sistematizado, modernizando progresivamente la infraestructura de control y mejorando las condiciones de trabajo y seguridad de los funcionarios intervinientes.

x. Utilizar nuevas tecnologías y perfeccionar las existentes, con el propósito de incrementar la efectividad de las acciones de combate a las organizaciones criminales.

xi. Promover, conforme a los ordenamientos jurídicos nacionales y las obligaciones internacionales, el desarrollo de los siguientes aspectos prioritarios:
- cooperación entre instituciones de prevención y combate a la delincuencia transnacional, de acuerdo con las prioridades nacionales;
- fortalecimiento de los controles, nacionales y regionales, de precursores químicos, de drogas, de marcaje y rastreo de armas de fuego, y de vehículos hurtados o robados;
- prevención y combate al lavado de activos y al financiamento del terrorismo;
- prevención y combate a la trata de personas y al tráfico ilícito de migrantes; y
- desarrollo de un sistema de intercambio de información sobre vuelos irregulares transfronterizos.

xii. Fomentar en el ámbito del Mercosur y Estados Asociados el análisis de las legislaciones nacionales en materia de tipificación y sanción de los delitos transnacionales con el objetivo de alinearlas para incrementar la cooperación jurídica internacional.

CONSOLIDAR LA COOPERACIÓN REGIONAL CONTRA LA DELINCUENCIA TRANSNACIONAL

i. Establecer una visión común sobre las necesidades, vulnerabilidades, potencialidades y desafíos en las fronteras, basada en los principios de justicia y respeto a los derechos humanos.

ii. Fortalecer, de manera prioritaria, el tratamiento del problema de la delincuencia transnacional en el marco de los acuerdos existentes y en los foros regionales, en particular Mercosur y UNASUR.

iii. Coordinar posiciones a fin de desarrollar sinergias entre los diversos mecanismos de cooperación existentes en el área de seguridad pública, con miras a la consolidación de un marco coherente y sistemático para orientar las acciones de prevención y combate a los delitos transnacionales, incluyendo la definición de metas, objetivos e indicadores de acompañamiento.

CONOCER LA FRONTERA

i. Incentivar a las instituciones de investigación científica y académica para, en coordinación con sus contrapartes, desarrollar estudios sobre los desafíos, vulnerabilidades, necesidades y potencialidades en las fronteras, desde la perspectiva de la seguridad, teniendo en cuenta la diversidad política, económica, cultural y social en las fronteras.

ii. Definir metodologías compatibles para los estudios sobre las fronteras, con énfasis en la seguridad pública, para permitir la comparación de resultados y contribuir a la elaboración de políticas públicas.

iii. Fomentar la celebración de convenios entre las instituciones de investigación científica y académica para la obtención, análisis, difusión e intercambio de información, estadísticas, estudios ya realizados y buenas prácticas.

10. Acordamos establecer un mecanismo flexible conformado por una red de puntos focales, que mantendrá contactos frecuentes y encuentros periódicos cuando sea necesario, preferentemente en el marco de encuentros regionales y multilaterales, para desarrollar los objetivos y directrices acordados, formular recomendaciones y concertar posiciones en los organismos regionales existentes.

Fim do conteúdo da página