Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página
401

Se terminó en las primeras horas de hoy en Kigali, Ruanda, la 28ª Reunión de las Partes en el Protocolo de Montreal relativo a las Sustancias que Agotan la Capa de Ozono. En la reunión, se aprobó la enmienda al Protocolo que establece el compromiso de reducir el consumo y la producción de hidrofluorocarbonos (HFCs) para todos los países. Los HFCs son gases utilizados en industrias tales como la de refrigeración y aire acondicionado, que, aunque no causen daños a la Capa de Ozono, causan el efecto invernadero y agravan el calentamiento global.

El ambicioso compromiso adoptado en Kigali prevé cronogramas diferenciados para la reducción del consumo para países desarrollados, que utilizan los HFCs desde hace más tiempo, y para países en desarrollo. Su concreción prevendrá las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, fortalecerá la lucha contra el cambio climático y contribuirá al logro de los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático. La implementación de los compromisos por los países en desarrollo será apoyada por recursos del Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal. Eso beneficiará directamente a cientos de empresas brasileñas, que podrán contar con el apoyo financiero para sus procesos de reconversión tecnológica.

Brasil participó de manera activa y constructiva en el proceso de negociación que condujo a la adopción de la enmienda sobre los HFCs en el Protocolo de Montreal. En 2015, Brasil copresidió las consultas que condujeron al inicio formal de las negociaciones. Durante todo el proceso, el Gobierno mantuvo un intenso diálogo con la sociedad en general y con el sector privado en particular. En Kigali, la delegación brasileña, compuesta por representantes del Itamaraty y del Ministerio de Medio Ambiente, defendió una enmienda ambiciosa y trabajó para construir consensos en torno a propuestas comunes que llevaron al acuerdo final.

Fim do conteúdo da página