Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página
206

La Organización Mundial de la Salud (OMS) viene reiterando el entendimiento de que la situación de la incidencia del virus Zika en Brasil no es motivo para recomendaciones que puedan sugerir la transferencia o la cancelación de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Rio 2016. La OMS viene reafirmando su posición de que están puestas las condiciones para la realización del evento, posición compartida también por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

Brasil sigue facilitando prontamente a la OMS todos los datos brasileños que muestran que las tasas de incidencia del dengue y de otras enfermedades transmitidas por el Aedes aegypti son históricamente bajas en julio y agosto, reducción que será aún más acentuada por las acciones preventivas tomadas por los tres niveles de gobierno.

Brasil también ha proporcionado informaciones actualizadas sobre las medidas adicionales de control de vectores llevadas a cabo en Río de Janeiro y en la Villa Olímpica. En el contexto de los preparativos para los Juegos Olímpicos, el Gobierno brasileño mantiene una permanente cooperación e informa regularmente al Comité Olímpico Internacional (COI) sobre la respuesta a la ocurrencia del virus Zika y acciones específicas de prevención en curso en la Ciudad Anfitriona.

Posiciones públicas recientemente expresadas, en el sentido de que el aplazamiento o la transferencia de los Juegos serían necesarios, no se basan en datos científicos. Las medidas que pudiesen recomendar la cancelación de los Juegos Olímpicos igualmente implicarían la recomendación de interrupción de los viajes y del comercio desde y hacia los 60 países con transmisión local del virus Zika.

El Gobierno brasileño sigue difundiendo datos e informaciones sobre las medidas de precaución ya adoptadas, con el objetivo de contrarrestar la alarma resultante de acciones que producen hechos mediáticos sin base científica.

Desde la aparición de los primeros casos del virus Zika en el país, en mayo del 2015, el Gobierno brasileño viene trabajando estrechamente con la OMS, a través de la cooperación con la Organización Panamericana de la Salud (OPAS), y de los informes periódicos en el marco del Reglamento Sanitario Internacional (RSI). Brasil también está tomando papel pionero en el desarrollo de la investigación sobre el virus y las enfermedades asociadas y también en el desarrollo de las pruebas, tratamientos y vacunas, en cooperación con varios socios. La transparencia del Gobierno brasileño fue destacada por la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, que visitó oficialmente Brasil en febrero pasado, tras una declaración, bajo sugerencia del Comité de Emergencias del RSI, de una Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional.

Fim do conteúdo da página