Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

En nombre del Gobierno brasileño, quiero dar la bienvenida a todos los participantes de la décima edición de la Reunión Interamericana de Autoridades Electorales y desearles una feliz estancia en el Brasil y una provechosa sesión de trabajo.

Brasil los acoge con interés y con la certeza de que esta reunión continuará el importante trabajo de construcción y modernización, en el área electoral, que nuestro Hemisferio viene haciendo, celando por las libertades democráticas que en él se universalizaron.

Me gustaría también felicitar al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y al Presidente del Tribunal Superior Electoral de Brasil, Ministro José Antônio Dias Toffoli, y a todos los responsables de la OEA y del TSE por la exitosa organización de este evento, que arrojará más luz sobre la dimensión más fundamental del ejercicio de las libertades democráticas, el derecho de los ciudadanos de elegir libremente a sus gobernantes.

Esta X Reunión da continuidad a un proceso de consultas e intercambio de experiencias y proyectos que es esencial para el Continente.
La Organización de los Estados Americanos tiene experiencia y excelencia en la promoción de la democracia y en el apoyo a procesos electorales en todo el Hemisferio.

Al lado del pilar de los Derechos Humanos, representado por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, esa dimensión de la actuación de la OEA se reviste de una importancia singular en el proceso de consolidación de la democracia en todo el Hemisferio.

Con gran alegría, observamos hoy que ese proceso sigue su curso firme e incontestable en nuestra región.

Todos los países miembros de nuestra Organización han realizado elecciones regulares, permitiendo a su ciudadanía la libre elección de sus gobernantes. Nuestra ciudadanía tiene cada vez más conciencia de ese derecho y está más participante en el ejercicio de ese deber.

Esa conquista nos da la certeza de que estamos en el buen camino democrático, pero genera también la obligación de que permanezcamos comprometidos con el continuo desarrollo de los principios que nos han traído hasta aquí, descritos en nuestra Carta Democrática Interamericana.

Y, porque la Carta Democrática reconoce de forma indiscutible que la democracia y el desarrollo económico y social son interdependientes y se refuerzan mutuamente, es importante que la actuación de la OEA se concentre también en los desafíos que todavía siguen enfrentando muchos países americanos, o regiones dentro de ellos, en el campo del desarrollo sostenible con inclusión social y democracia.

Al fin, la pobreza y la falta de oportunidades son la principal causa estructural de las amenazas a que nos enfrentamos para la consolidación de la democracia y de su instrumento más evidente, las elecciones libres y justas.

Las actividades emprendidas por la OEA en el fortalecimiento de la democracia son relevantes.

Además de la promoción del diálogo y del entendimiento, y de eventual mediación en crisis políticas regionales, siempre en respeto a las diferencias de cada uno de sus miembros, uno de los instrumentos de particular importancia de que dispone la OEA, en cumplimiento de su misión institucional, son las misiones de observación electoral.

El elemento de voluntad expresa de los Estados miembros de la OEA constituye la base sobre la cual se asientan la legitimidad y la eficiencia del instrumento.

Los Estados soberanos, en último análisis, son los responsables por la conducción de sus elecciones y son los primeros que deben responder por su legitimidad y credibilidad.

Organismos creados en los últimos años, como la UNASUR y la CELAC, también han buscadodar su contribución a la promoción y al mantenimiento de la paz y de la democracia en nuestra región.

No son esfuerzos excluyentes, sino complementarios, que dejan claro haber, a la disposición de los Estados americanos, diferentes instrumentos de promoción y perfeccionamiento de la democracia y de sus mecanismos. Los demás mecanismos regionales sin duda se benefician de la experiencia de la OEA en ese campo.

 

Señoras y Señores,

Brasil ha participado activamente en los esfuerzos de la OEA para prestar servicios de observación electoral, cuya calidad técnica es reconocida internacionalmente.

Desde 1962, se realizaron, bajo los auspicios de la OEA, más de 200 misiones de observación electoral en 27 países del continente, consolidando la Organización como foro de promoción de la estabilidad democrática regional.

Brasil siempre se ha empeñado en la utilización de la observación electoral cuando esa ha sido la voluntad manifiesta de los países que las solicitaron y las acogieron, en el marco de su propio fortalecimiento democrático e institucional.

Particularmente en el caso de Haití, y más recientemente, registro con satisfacción la participación, por invitación del Secretario General de la OEA, del Embajador Celso Amorim como jefe de la Misión de Observación Electoral en aquel país, en las elecciones presidenciales que se están desarrollando de modo exitoso.

Brasil también contribuyó para la realización de otras elecciones legislativas y presidenciales en Haití, tanto en términos financieros, como logísticos.

En el ámbito de la UNASUR, recuerdo la misión realizada en las elecciones en Guyana, en mayo de 2015, que contó con la participación de representantes del Tribunal Superior Electoral de Brasil.

Por todo eso, vemos con satisfacción el compromiso del Tribunal Superior Electoral brasileño con las actividades de observación y acompañamiento electoral.

Deseo registrar aquí el agradecimiento del Ministerio de Relaciones Exteriores al TSE, en especial a la Presidencia del Ministro Dias Toffoli, por reforzar la capacidad de Brasil para contribuir de manera constructiva y cooperativa con nuestros vecinos para el fortalecimiento de la democracia y del Estado de Derecho.

 

Señoras y Señores,

Me gustaría registrar también la colaboración que se desarrolla entre el Tribunal Superior Electoral de Brasil y el Gobierno brasileño para asegurar una participación más amplia de las comunidades brasileñas en el Exterior en las elecciones presidenciales brasileñas y, quién sabe un día, en otros niveles de elecciones nacionales.

Ya hemos dado grandes pasos en esa área, asegurando hoy en día una buena capilaridad de nuestras secciones electorales en el exterior, con la finalidad de alcanzar el mayor número posible de electores brasileños residentes y registrados en el exterior, con la utilización de las mismas urnas electrónicas, de tan exitosa concepción, que se utilizan en Brasil.

Hemos discutido otras formas de ampliar esa capilaridad y de alcanzar un universo mayor de electores votantes, hoy todavía en un nivel muy inferior a la media de comparecencia electoral en el territorio brasileño.

El uso del voto electrónico, con las indispensables garantías de seguridad, sería la mejor forma de alcanzar la totalidad del universo electoral brasileiro en el exterior.

Son ideas que vienen siendo discutidas en el ámbito de un dedicado Grupo de Trabajo creado por el TSE y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Espero que ese tema pueda ser también abordado, en el futuro, en este foro, a fin de que se compartan experiencias y evaluaciones de los Estados americanos en esa área tan importante para nuestras numerosas comunidades que viven en el exterior y desean continuar ejerciendo plenamente sus derechos de ciudadanía.

Por último, me gustaría enaltecer la decisión del TSE brasileño de llevar a Brasil a adherir al Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral – IDEA.

El Gobierno brasileño ya ha dado los pasos necesarios para la aprobación de los instrumentos por parte del Congreso Nacional y esperamos para breve la conclusión del proceso.

Tenemos la certeza de que la participación plena de Brasil en el IDEA tendrá excelentes efectos para el proceso de perfeccionamiento de nuestro sistema electoral y para el desarrollo de la cooperación internacional que Brasil está en condiciones de brindar en esa área en que tantos avances hemos conseguido, gracias a la competencia del TSE.

 

Señoras y Señores,

Al propiciar el intercambio de experiencias y perspectivas de los países americanos, esta Décima Reunión Interamericana de Autoridades Electorales viene a conferir mayor vigor a los esfuerzos y a las capacidades de los países de la región para asegurar procesos electorales libres, pacíficos y transparentes, que se muestren como la voz clara y límpida de la ciudadanía.

El Gobierno brasileño está seguro de que este productivo encuentro reforzará todavía más los lazos de cooperación en el continente americano y dará otro impulso más al perfeccionamiento constante de nuestra democracia.

Muchas gracias.

 

Fim do conteúdo da página