Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

 

Reconozco que me siento muy emocionado. Es un verdadero honor poder dirigirme a un grupo de personas tan selecto. En la actualidad, todos nos necesitamos mutuamente. Ustedes necesitan a Brasil y Brasil les necesita a Ustedes.

Muy buenas tardes a todos.

Agradezco enormemente el honor de poder dirigirme a todos Ustedes en esta inauguración de la sesión plenaria.

Este es mi primer viaje internacional después de haber sido elegido. De esta manera, quiero mostrar la importancia que atribuyo a las estructuras que este foro promueve.

Este viaje me brinda una gran oportunidad de demostrarle al mundo el momento único por el que está pasando mi país y para mostrarle a todo el mundo este nuevo Brasil que estamos construyendo.

Las elecciones, aunque gastamos menos de 1 millón de dólares y tuvimos pocos segundos en televisión y a pesar de que me atacaron de manera injusta durante todo el tiempo, terminaron con mi victoria.

Brasil había pasado por una profunda crisis ética, moral y económica.

Nuestro compromiso es cambiar nuestra historia.

Por primera vez en Brasil un presidente ha creado un equipo de ministros cualificados. Cumpliendo los compromisos de nuestra campaña, sin aceptar injerencias de política y de partido, porque en el pasado esto solamente ha generado un estado ineficaz y corrupción.

Nosotros disfrutamos de credibilidad para realizar las reformas que tenemos que hacer y que el mundo espera de todos nosotros.

Me acompaña mi ministro de Justicia, Sergio Moro. Él es la persona adecuada para luchar contra la corrupción y el blanqueo de dinero.

Vamos a invertir muchísimo en seguridad para que vengan a visitarnos con sus familias, puesto que somos uno de los países que más belleza natural ofrece, pero aún así no estamos entre los 40 destinos turísticos más visitados del mundo. Tienen que venir a visitar la Amazonia, nuestras ciudades, el Pantanal. Brasil es un paraíso que todavía no se conoce lo suficiente.

Somos el país que más protege el medio ambiente. Ningún otro país del mundo tiene tantos bosques como nosotros. La agricultura está presente en solamente el 9% de nuestra superficie y crece gracias a la tecnología y gracias a la competitividad de nuestros productores rurales. Menos del 20% de nuestro territorio se dedica a la agricultura. Pero aun así tenemos una garantía de superávit comercial y somos capaces de alimentar gran parte del mundo.

Nuestra misión ahora mismo es compatibilizar la protección del medio ambiente y la protección de la biodiversidad con el desarrollo económico necesario, recordando que son interdependientes y que no se pueden separar.

Los sectores que nos critican tienen, en realidad, mucho que aprender de nosotros.

Nosotros queremos gobernar por el ejemplo y queremos que el mundo vuelva a confiar en nuestro país.
Vamos a reducir la carga tributaria, vamos a simplificar las normas, vamos a facilitar la vida de quien quiera producir y ser empresario, de quien quiera invertir y generar empleo.

Vamos a trabajar por la estabilidad macroeconómica, respetando contratos, privatizando y equilibrando las cuentas públicas.

Brasil todavía es una economía relativamente cerrada al comercio internacional, y cambiar esa condición es uno de los mayores compromisos de mi Gobierno.

Estén convencidos de que, hasta el final de mi mandato, nuestro equipo económico, liderado por el ministro Paulo Guedes, nos va a situar entre los 50 mejores países para hacer negocios.

Nuestras relaciones internacionales estarán dinamizadas por el ministro Ernesto Araújo, con una política en la que dejará de existir el sesgo ideológico.

Para ello, buscaremos integrar a Brasil en el mundo, por medio de la incorporación de las mejores prácticas internacionales, como son las que adopta y promueve la OCDE.

Buscaremos integrar a Brasil en el mundo también por medio de una defensa activa de la reforma de la OMC, con la finalidad de eliminar prácticas desleales de comercio y garantizar la seguridad jurídica de los intercambios comerciales internacionales.

Vamos a rescatar nuestros valores y a abrir nuestra economía.

Vamos a defender la familia y los verdaderos derechos humanos; proteger el derecho a la vida y a la propiedad privada y promover una educación que prepare a nuestra juventud para los retos de la cuarta revolución industrial, buscando, por medio del conocimiento, reducir la pobreza y la miseria.

Estamos aquí porque queremos, además de estrechar nuestros lazos de amistad, ampliar nuestras relaciones comerciales.

Tenemos la mayor biodiversidad del mundo y nuestras riquezas minerales son abundantes. Queremos socios que tengan la tecnología necesaria para que esa colaboración se traduzca en progreso y desarrollo para todos.

Nuestras acciones -estén seguros- van a atraerles para grandes negocios, no solamente para el bien de Brasil, sino también para el de todo el mundo.

Tenemos los brazos abiertos. Quiero, aún más que un Brasil grande, un mundo de paz, libertad y democracia.

Bajo el lema “Dios por encima de todo”, creo que nuestras relaciones traerán inacabables progresos para todos.

Muchísimas gracias.

Fim do conteúdo da página