Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Tras una visita varias veces pospuesta, el ministro de Relaciones Exteriores del Brasil, Celso Amorim, desarrolló finalmente ayer una jornada oficial en el Paraguay. La primera desde que Lula da Silva y Nicanor Duarte Frutos asumieron los gobiernos de sus respectivos países en 2003.

Al término de las actividades protocolares del día, Amorim recibió a Última Hora en el despacho del embajador brasileño. Allí, con la cordialidad que le caracteriza, dialogó sobre aspectos resaltantes de la agenda bilateral.
Reconoció que es difícil trocar la "visión nacional de la economía" del aparato estatal de su país en una perspectiva integracionista.

P. En los últimos años surgieron en Paraguay severas críticas hacia el Brasil, ¿sintió esa agresividad durante su visita?
R. No, agresividad, bueno... de los medios; pero de los medios estoy acostumbrado, de manera que eso no me causa ninguna preocupación especial, creo que es parte de la democracia, que cada medio pueda decir lo que quiera, lo que piensa, muchas veces el ataque en realidad no es para usted, es para atacar al Gobierno, de manera que todo eso lo comprendemos y lo conocemos, no puedo decir que sea digamos una causa de molestia, de pesar.
Tal vez sea a veces una incomprensión, pero eso pasa también con la prensa brasileña, de modo que no hay problema.

P. ¿Y en otros sectores, el Gobierno, los empresarios...?
R. Yo diría que aquí, en general, con el Gobierno ha sido todo, digamos muy cordial. Claro que hay insatisfacción, pero lo comprendo. Los empresarios quizá han sido más enfáticos, aunque también en términos muy cordiales y diplomáticos, pero también más enfáticos en la expresión de las frustraciones.
Pero yo debo decir que una buena parte de las frustraciones yo las comparto, porque hay muchas cosas que se resuelven en el más alto nivel, y el presidente Lula es una persona que tiene más interés en la integración, en una relación positiva, creativa con Paraguay, pero uno puede tener esas posiciones en el alto nivel, pero pasarlo a la burocracia, pasarlo a otros niveles de la sociedad no es obvio, hay imágenes recíprocas que se forman y que muchas veces no son positivas, hay actitudes que vienen de otra situación histórica, tanto aquí como en Brasil.

P. ¿En Brasil, cuáles, por ejemplo?
R. Brasil tenía hasta hace poco tiempo una economía muy cerrada, después hubo una apertura muy unilateral y muy drástica y mucha gente del aparato del Estado pasó a tener casi como un deber patriótico en crear dificultades para la importación o para la compra, sin la distinción entre lo que venía de un país rico, o lo que venía con subvenciones o lo que viene de un socio del Mercosur.
No lo hacían digamos por ninguna razón malévola, pero es como la cultura se formó. Toma tiempo cambiar esa cultura, que estaba esencialmente basada en una visión nacional de la economía, para una visión integracionista, que es la que tiene el presidente, la que tenemos nosotros. Claro que hay también intereses nacionales, pero hay un cambio difícil.

P. Se suma frustración...
R. Yo siempre digo, en Brasil incluso, que uno no puede esperar que el Paraguay y el Uruguay no tengan quejas con relación al Brasil en el Mercosur. Cuando sus exportaciones disminuyen y no aumentan, porque la promesa era al contrario, entonces la sensación es de que el país asume obligaciones y no tiene satisfacciones.
Entonces el problema tiene que resolverse.

P. Canciller, hay una situación comercial de tensión en la Triple Frontera. ¿No cree usted que la falta de un verdadero mercado común, con reglas claras para todos y coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales favorece la informalidad?
R. Bueno, esa es una evolución. Yo creo que hay un cambio. Yo veo que en la última reunión que se hizo de ministros de Economía hubo planteamientos muy positivos en cuanto a la utilización de moneda nacional, pero yo diría, hay una falta de reglas claras, estoy de acuerdo, y de reglas flexibles también para que puedan... pero hay sobre todo una falta de una cultura, y creo que quizás lo que explica eso, sobre todo en Brasil.
Yo no estoy diciendo eso como justificiativo, pero es una realidad. Brasil es un país muy grande, entonces esas cosas todas toman tiempo para penetrar ¿no?, cuando uno está ahí en el norte del Brasil, para hacer la misma regla con el sur ya es difícil, entonces, hacerlas con otros países, más aún. Pero yo creo que está caminando. Vamos de manera progresiva caminando en ese sentido.

P. A mediados de año, en Buenos Aires, usted propuso un "New Deal" en el Mercosur, un Nuevo Trato, como forma de hacer frente al creciente descontento de Paraguay y Uruguay con el bloque, ¿Qué medidas concretas propondrá Brasil en la próxima cumbre?
R. Bueno, estamos evolucionando, eso no depende solamente de nosotros. Brasil no es así como si fuera el socio único, hay que discutir con los demás, no solamente con los pequeños. Pero hay varias cosas que estamos estudiando, como en lo que hace a términos de origen, a aceptar el salto arancelario como suficiente para caracterizar el producto como Mercosur, por lo menos para los países pequeños.
Otra cosa era poner en operación los Fondos Estructurales, y ya logramos ponerlo ahí y hoy notificamos que se concretaron todos los procedimientos en Brasil.
Entonces esas son algunas cosas que pueden contribuir, y otras cosas, en términos de financiación de las cuales vamos a hablar también.

P. ¿Por qué se pospuso la cumbre del Mercosur?
R. La razón principal es que coincidiría con la Cumbre Sudamericana en Cochabamba, entonces la cosa iba a quedar dividida, unos irían a una y otros a otra. (La cumbre del bloque se hará, finalmente el 18 de enero).

Sus frases
"Hay cosas que se resuelven al alto nivel, pero pasarlo a la burocracia, a otros niveles de la sociedad, no es obvio".

"Es difícil trocar la visión nacional de la economía del aparato estatal del país a una perspectiva integracionista".

"Si sus exportaciones disminuyen y no aumentan, entonces la sensación es de que se asumen obligaciones sin satisfacciones".

(Por Adrián Cattivelli Taibo)

Búsqueda
Fim do conteúdo da página