Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

 mercosul 750x250

 

Estimado amigo, Canciller Eladio Loizaga, en primer lugar me gustaría manifestarle mi sincero agradecimiento por la acogida que nos brinda Paraguay en esta 49ª Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común.

Aprovecho también para darle la bienvenida a nuestra colega Susana Malcorra, que recientemente ha asumido la noble tarea de conducir el Palacio San Martín. Estoy seguro de que su experiencia en las Naciones Unidas y en el sector privado será de gran valía para impulsar nuestro proyecto de integración.

Estar en Asunción, ciudad que vio nacer al MERCOSUR, nos estimula a reflexionar tanto sobre lo que ya alcanzamos en esos casi 25 años como sobre nuestros desafíos futuros.

Nuestra integración surgió de la percepción de que, trabajando en conjunto, seríamos capaces de avanzar más rápidamente en la consecución del objetivo de promover el desarrollo económico con justicia social.

A lo largo de ese período, avanzamos mucho en la ampliación de los mercados nacionales, con la progresiva coordinación de nuestras políticas en diversos sectores.

Nuestro comercio creció de manera exponencial, saltando de 4,5 mil millones de dólares en 1991 para algo en torno de 62 mil millones de dólares, récord histórico en 2011. Fuimos más allá y logramos avances importantes también en el campo de la integración social y ciudadana, en la consolidación de la democracia y en el combate a la pobreza. El MERCOSUR cuenta, por lo tanto, con un importante acervo de conquistas que debemos empeñarnos en preservar.


Estimados colegas,

Cualquier proceso de integración es un gran desafío. Se trata de un ejercicio permanente de adaptación a las necesidades de cada socio y a las circunstancias externas.

Estamos comprometidos en seguir profundizando la agenda comercial de nuestro bloque. En Brasília, en julio pasado, decidimos adoptar el Plan de Acción para el Fortalecimiento del MERCOSUR Comercial y Económico, que visa a la identificación y superación de eventuales barreras al comercio entre nuestros países.

La fluidez de nuestro comercio interno es un elemento de gran impacto sobre la imagen que se hace del bloque, en especial para que los agentes económicos mantengan su confianza en el proceso de integración.

Al renovar nuestro compromiso con la superación de barreras, estamos dando un paso importante para que el MERCOSUR siga desempeñando un importante papel en el desarrollo de nuestros países.

No podemos perder de vista que el comercio intrazona está compuesto principalmente de productos manufacturados. Cerca del 80% de las importaciones brasileñas originarias del MERCOSUR son justamente de bienes industrializados.

Eso significa generación de empleos de calidad y de renta en nuestra región. Apunta, además, para las amplias posibilidades de integración productiva en sectores clave y de alto valor agregado, como el de automoción.

En la calidad de órgano superior del bloque, precisamos señalizar a todos los demás niveles técnicos, especialmente a los Subgrupos de Trabajo y a los Comités, que confiamos en su empeño para que podamos seguir profundizando la integración por medio de la superación de eventuales entrabes al comercio y a las inversiones recíprocas.

Tenemos la responsabilidad de eliminar las barreras tarifarias remanentes y de buscar la convergencia regulatoria de manera a extinguir barreras no tarifarias y medidas de efecto equivalente que nos alejan de los propósitos del Tratado de Asunción.

El MERCOSUR constituye un valioso instrumento de proyección de los intereses de sus Estados Miembros en una economía internacional cada vez más competitiva, teniendo especial relevancia en las negociaciones con los países y bloques de diferentes regiones.

Es por esa razón que debemos trabajar con espíritu renovado para ampliar la red de acuerdos comerciales de nuestro bloque con otros países y regiones.

El seguimiento de las negociaciones MERCOSUR-Unión Europea sigue siendo la principal prioridad del Brasil dentro de nuestra agenda de relacionamiento externo. Como sabemos, el MERCOSUR está listo para proceder al intercambio de ofertas de acceso a mercados lo más rápidamente posible, dando inicio a la etapa final de las negociaciones.

El avance de las negociaciones MERCOSUR-Unión Europea sigue siendo la principal prioridad del Brasil dentro de nuestra agenda de relacionamiento externo. Como sabemos, el MERCOSUR está listo para proceder al intercambio de ofertas de acceso a mercados lo más rápidamente posible, dando inicio a la etapa final de las negociaciones.

La oferta del MERCOSUR, incluyendo las áreas de bienes, compras gubernamentales, servicios e inversiones, fue aprobada en julio de 2014 y cumple plenamente, y en todas las áreas, los parámetros acordados en 2010, cuando fueron reanudadas las negociaciones. Esperamos que la Unión Europea obtenga el consenso interno necesario que nos permita efectuar el intercambio de ofertas rápidamente.

No obstante la importancia de las negociaciones con la Unión Europea, nuestros intereses externos deben también diversificarse. Para perfeccionar nuestra inserción internacional, incrementando nuestras exportaciones y atrayendo nuevas inversiones, debemos dedicarnos también a otros frentes negociadores.

Debemos dar pasos decididos en las conversaciones con otros socios, como el Canadá, la EFTA - Asociación Europea de Libre Comercio -, la India, el Líbano y Túnez, entre otros, como también la SACU - Unión Aduanera del África Austral.

Confiamos en que, con la ayuda de todos, podremos, durante la Presidencia Pro Tempore del Uruguay, tornar la agenda externa del MERCOSUR todavía más ambiciosa.

El momento actual también demanda el fortalecimiento de la integración económica en el ámbito de nuestra región, con medidas que complementen el acervo de liberalización ya existente.

Tenemos que recuperar el espacio perdido por la erosión de las preferencias negociadas en los Acuerdos de Complementación Económica, en razón de acuerdos firmados posteriormente por nuestros socios regionales con terceros países.

Para tanto, es fundamental que cumplamos la agenda de reuniones regulares de las Comisiones Administradoras de esos Acuerdos de Complementación Económica.

Solamente así podremos trabajar más y mejor en favor de la profundización de las preferencias tarifarias existentes, así como avanzar en las negociaciones de servicios, inversiones, compras gubernamentales y facilitación de comercio, entre otros temas.

En ese sentido, felicito a la Presidencia Pro Tempore paraguaya por la realización de la XXV Reunión Extraordinaria de la Comisión Administradora del Acuerdo de Complementación Económica MERCOSUR-Chile, el ACE-35, en que se aprobó la actualización de su régimen de origen.

Destaco, también, los trabajos que permitieron concluir el Acuerdo MERCOSUR-Colombia sobre Servicios, después de seis años de negociación. Se trata de un importante paso para la ampliación temática de nuestra relación económico-comercial, el cual favorecerá la circulación de bienes y de personas, así como la internacionalización de nuestras empresas.

No podría dejar también de agradecer al Gobierno de Venezuela por la disposición manifestada de realizar reunión de la Comisión Administradora del ACE-59 en el inicio del próximo año. Acreditamos ser este un paso fundamental en la profundización de nuestros acuerdos.

Debemos, asimismo, seguir trabajando para promover la profundización de los entendimientos entre MERCOSUR y Perú. La Comisión Administradora del ACE-58 es un foro fundamental para promover la dinamización de la relación económico-comercial de nuestros países con ese importante socio andino, por medio de la ampliación de la cobertura del acuerdo y de la aceleración de cronogramas de desgravación tarifaria.

Señoras y Señores,

Con vistas a reforzar el proceso de integración de la región, es igualmente importante dar continuidad a los esfuerzos de aproximación del MERCOSUR con la Alianza del Pacífico.

Precisamos deconstruir el discurso equivocado de rivalidad entre los dos bloques. Estamos unidos, como se sabe, por una amplia red de acuerdos comerciales, algunos de los cuales completarán en breve dos décadas.

Agradezco el empeño de la Presidencia Pro Tempore paraguaya para convocar una reunión entre los dos bloques en este semestre.

Es importante que podamos realizar en la Presidencia Pro Tempore uruguaya un encuentro entre los dos agrupamientos, a fin de debatir el Plan de Acción encaminado por el MERCOSUR para el diálogo con la Alianza del Pacífico y otros temas de eventual interés.

Ese esfuerzo complementará el cuadro de aproximación que el MERCOSUR desarrolla con los países de la Alianza, por intermedio de nuestros Acuerdos de Complementación Económica.

Asimismo en el ámbito de la región,  Brasil apoya avances en las negociaciones con Cuba y con el Sistema de Integración Centroamericano, el SICA.

Nuestros antecesores vislumbraron la expansión del MERCOSUR, facultando a los demás miembros de la ALADI para la adhesión al Tratado de Asunción. Sabemos del esfuerzo que representa llevar adelante un complejo proceso de incorporación y aprendizaje de las normas y disciplinas del MERCOSUR.

Sentimos confianza en el empeño de Venezuela, nuestro quinto socio, y de Bolivia, en proceso de adhesión. Cuenten con la colaboración de Brasil para lo que sea necesario.


Señores y Señoras Cancilleres,

En casi 25 años de historia, el MERCOSUR ha evolucionado para abarcar un amplio espectro de temas, que no se limita a las cuestiones económicas y comerciales, sino que alcanzan también una importante agenda social y ciudadana.

Somos casi 300 millones de ciudadanos y disfrutamos de derechos y beneficios que nos fueron conferidos por la notable evolución institucional y normativa que se observó en la región desde la firma del Tratado de Asunción.

La vitalidad de esa agenda, marcada en los últimos años por la aprobación del Plan de Acción para la Conformación de un Estatuto de la Ciudadanía del MERCOSUR y del Plan Estratégico de Acción Social, confiere todavía mayor legitimidad al nuestro proceso de integración.

El Gobierno brasileño considera prioritarias las dimensiones social y ciudadana del MERCOSUR e impulsó, a lo largo de su última Presidencia Pro Tempore, un esfuerzo de revisión y actualización del Plan Estratégico de Acción Social y del Estatuto de la Ciudadanía.

Ese esfuerzo de revisión debe ser continuo, de modo a cumplir con los objetivos establecidos en ambos los documentos.

El Gobierno brasileño está igualmente empeñado en incrementar la participación social en las decisiones sobre el futuro del bloque.

Atribuimos gran importancia a la realización de las Cumbres Sociales, que ya se realizan desde 2006, y cuya institucionalidad fue reforzada en 2012.

Las Cumbres Sociales se tornaron parte del escenario del MERCOSUR y contribuyen para traer para el seno del bloque las demandas de los movimientos sociales de nuestros países.

Congratulo a la Presidencia Pro Tempore paraguaya por los trabajos desarrollados en este semestre y por la organización de la XIX Cúpula Social del MERCOSUR. Ofrezco mi apoyo a la próxima Presidencia Pro Tempore en el esfuerzo para avanzar en la efectivación de esas agendas.


Estimados colegas,

El MERCOSUR es parte esencial de nuestras identidades y está cada vez más presente en la vida de nuestros ciudadanos.

Avanzamos en los más variados aspectos, de la expansión sostenida del comercio a la agenda social y ciudadana, de la armonización normativa a la coordinación política. Creamos mecanismos innovadores para tratar de nuestras necesidades particulares.

Tenemos la responsabilidad de proyectar los próximos 25 años del bloque, celando por ese patrimonio acumulado, y haciendo que el MERCOSUR siga avanzando, cada vez más fortalecido.

Quiero agradecer, una vez más, a mi apreciado amigo Canciller Eladio Loizaga por la conducción del MERCOSUR y por el trabajo realizado a lo largo de este semestre.

Aprovecho, también, para desear mucho éxito a mi amigo Canciller Rodolfo Nin Novoa en la conducción de los trabajos en el próximo semestre.


Muchas gracias.

Fim do conteúdo da página