Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Everton Vargas, Embajador de Brasil en Argentina

El Gobierno brasileño le declaró la guerra al virus Zika. Actúa con el más absoluto empeño en la eliminación de los criaderos del mosquito Aedes Aegypti, agente transmisor del virus. 220.000 miembros de las Fuerzas Armadas y 300.000 agentes públicos inspeccionan residencias y espacios públicos en todo el país.

El Zika fue descubierto en África, se difundió por el Sudeste Asiático, Oceanía y recientemente llegó a América Latina. Fue identificado por primera vez en Brasil en abril de 2015. A fin de año, las autoridades de salud brasileñas comprobaron la posible asociación entre el contagio de mujeres por el virus Zika y el nacimiento de bebés con microcefalia.

El Ministerio de Salud de Brasil está investigando todos los casos de microcefalia y su posible relación con el virus Zika y otras infecciones congénitas. Hasta el 16 de marzo fueron confirmados 863 casos de microcefalia en Brasil, de un total de 6.480 recién nacidos bajo sospecha.

En paralelo, Brasil busca desarrollar una prueba serológica y una vacuna contra el virus Zika. El Instituto Evandro Chagas (IEC) dio el primer paso al llevar a cabo la secuenciación genética completa del virus. Los Gobiernos de Brasil y de Estados Unidos trabajan en conjunto para la producción de una vacuna, con la participación del IEC y de la Universidad de Texas. En una visita reciente a Brasil, la Directora General de la Organización Mundial de la Salud, Margarete Chan, destacó que el Gobierno brasileño está actuando de forma rápida y firme para asegurar la eliminación de los criaderos del virus Zika. La Dirección General de la OMS aclaró que “no debe haber restricciones generales sobre viajes o comercio con países, regiones o territorios con transmisión del virus Zika”. Se aconseja a las embarazadas que no viajen a las zonas donde hay brotes en curso de infección por el virus del Zika. Recomendaciones de cuidados especiales figuran, por ejemplo, en los sitios web de los Ministerios de Salud de Brasil y de Argentina.

Respecto a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en Río de Janeiro, todos los sitios donde hay instalaciones olímpicas son constantemente monitoreados por los agentes de vigilancia ambiental para el control y pronta eliminación de posibles focos de mosquitos.

En el ámbito latinoamericano, los Ministros de Salud del Mercosur y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se reunieron en Montevideo el 3 de febrero para discutir acciones integradas para combatir las infecciones causadas por el Aedes aegypti y, en particular, el virus Zika. Las autoridades presentes firmaron una declaración de apoyo recíproco para hacer frente al mosquito. Fue el primer resultado concreto del llamado de la Presidenta Dilma Rousseff en la IV Cumbre de la CELAC, en Quito, para lograr un empeño regional en la lucha contra el virus Zika, que ya afectaba a la mayoría de los países latinoamericanos.

Se trata de un esfuerzo global. Brasil ha estado haciendo su parte y recibe de brazos abiertos toda la ayuda posible, poniéndose a disposición de los que necesiten una contribución en ese esfuerzo colectivo.

Fim do conteúdo da página