Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Propone Brasil un apoyo mutuo

El Canciller brasileño consideró que el espacio de cooperación en temas regionales entre México y Brasil es bastante amplio

Ciudad de México - Brasil y México no compiten por un liderazgo en Latinoamérica.

El espacio de cooperación en temas regionales es bastante amplio y éste es el momento para profundizar las relaciones entre los dos países, consideró el Canciller brasileño Celso Amorim.

El funcionario respondió a un cuestionario enviado por Grupo REFORMA a propósito de la instalación de la Comisión Binacional este miércoles en Brasilia.

Esta primera reunión será encabezada por Amorim y su homóloga mexicana, Patricia Espinoza. Del lado mexicano acuden también la Secretaría de Energía, Georgina Kessel, y el titular de Economía, Eduardo Sojo.

Para Amorim el lanzamiento de la comisión binacional agilizará el diálogo y reforzará el cuadro institucional de las relaciones. A la vez, permitirá la coordinación de actividades en materia política, económica, científica, energética y cultural, entre otras.

¿Cuál es el propósito del gobierno de Brasil en su relación con el nuevo gobierno de México?

Es este un momento promisorio para la profundización de la relación bilateral en todas las áreas. En el campo político, el propio lanzamiento de la Comisión Binacional demuestra que la relación está avanzando. El entendimiento entre los dos mandatarios es muy bueno. El Presidente Felipe Calderón visitó al Presidente Lula en calidad de Presidente electo y los dos se encontraron recientemente en dos ocasiones más, en Suiza, en enero, al margen del Foro Económico y Social de Davos, en Guyana, en marzo, por motivo de la Cumbre del Grupo de Río.

El Presidente Lula recibió, y aceptó, invitación del Presidente Calderón para realizar una visita de Estado a México. La perspectiva de la profundización de la cooperación mutua es positiva. En el campo económico, los dos Gobiernos concuerdan en la necesidad de dinamizar las relaciones comerciales bilaterales, cuyo monto ya rebasa los 5 mil millones de dólares anuales, por medio inclusive de la ampliación y profundización del Acuerdo de Complementación Económica (ACE - 53). El acercamiento entre los sectores privados de los dos países es cada vez mayor.

México y Brasil han tenido diferencias en foros internacionales ¿Llegó el momento de superarlas?

En las relaciones internacionales es perfectamente normal que las posiciones de países amigos, como es el caso de Brasil y de México, no coincidan plenamente en todos los temas de la agenda. Lo importante es que consideremos que los dos países coinciden en la evaluación de los valores y principios que deben regir la política internacional. Defendemos, por ejemplo, la primacía del derecho internacional, abogamos por la defensa del multilateralismo y la promoción de la solidaridad, de la justicia social y de la democratización de las instancias internacionales. Tenemos excelente entendimiento en materia de desarme y no proliferación.

El sostenido esfuerzo brasileño para la erradicación del hambre y de la pobreza en el mundo cuenta con el apoyo de México. En la OMC, la significativa participación de México en el G-20, grupo coordinado por Brasil con miras a una mayor liberalización del comercio agrícola y al fin de los subsidios de los países desarrollados, es un ejemplo adicional de nuestra capacidad de unir fuerzas para la consecución de objetivos compartidos en el escenario mundial.

Da la impresión que ha habido una competencia por el liderazgo continental entre México y Brasil, como sucedió en la OEA.

Brasil y México tienen un peso específico en la región. No hay razón para hablar de competencia por el liderazgo. El espacio para la cooperación en temas regionales es bastante amplio y ha sido aprovechado por los países con resultados bastante positivos, incluso en el ámbito de la OEA.

El gobierno de México ha puesto como buen ejemplo la cooperación con Petrobras en materia energética ¿Cuál es el alcance de esa cooperación?

La energía es uno de los principales insumos para el desarrollo de nuestros países. Grandes economías en desarrollo como México y Brasil necesitan de sectores energéticos fuertes y bien estructurados que garanticen las condiciones para el crecimiento económico. En ese sentido existe un vasto campo de posibilidades de cooperación. Desde áreas tradicionales (como petróleo, gas y energía eléctrica) hasta en energías renovables, en especial biocombustibles.

¿Cuál es el alcance de los convenios de colaboración entre Pemex y Petrobras?

Pemex y Petrobras son dos de las mayores empresas petroleras del mundo. Ambas son estatales y poseen mucha experiencia, tradición y conocimiento. Existen diversas áreas en que técnicos de las dos empresas pueden compartir informaciones. En algunos casos Pemex tiene mucha experiencia, como en la exploración "onshore" en formaciones geológicas que ocurren más comúnmente en México. Existen áreas en las que Petrobras tiene más conocimiento, como es el caso de la explotación de petróleo en aguas profundas y de los biocombustibles.

Hay otras áreas en que las dos empresas tienen interés en desarrollar conocimiento en conjunto, como es el caso de petróleo pesado, que tanto Pemex como Petrobras producen en grandes cantidades. Desarrollo tecnológico significa más eficiencia, más productividad y mejores negocios.

¿Es Brasil modelo para México en la coinversión privada en materia energética?

Cada país tiene sus especificidades y México sabrá continuar construyendo las mejores alternativas para sí en lo que respecta a inversiones en el sector energético. Brasil recorrió su propio camino en el desarrollo de ese sector. Hoy recogemos los frutos. Somos autosuficientes en la producción de petróleo y desarrollamos tecnología de punta para la extracción en aguas profundas. Nuestra matriz energética es singular, pues las fuentes renovables significan casi 45 por ciento de la oferta interna de energía. En el mundo, esa tasa es de 13.2 por ciento y, en los países de la OCDE, de tan sólo 6 por ciento. Esa característica brasileña resulta del gran desarrollo del parque generador de energía hidroeléctrica desde la década de los 50 y de las políticas públicas adoptadas en la década de los 70 que redundaron en la creación del "Proálcool", para desarrollar el alcohol carburante para automóviles como substituto parcial de los combustibles fósiles. Desde entonces, el sector privado se tornó más dinámico. En el caso del etanol, por ejemplo, la producción brasileña no cuenta con ningún subsidio gubernamental desde finales de los años 90.

¿Pretende Brasil incorporar el tema del Etanol dentro de la agenda de la relación bilateral con México?

La tendencia del desarrollo de un mercado de biocombustibles a nivel internacional es un tema de gran interés para Brasil. Somos los más grandes productores de etanol del mundo -con los menores costos de producción- y tenemos experiencia de más de treinta años en su uso en gran escala como combustible para automóviles, con resultados muy positivos tanto en términos económicos como ambientales. La industria de Brasil está a la vanguardia de la tecnología de producción de etanol, desde el cultivo de la caña de azúcar y el procesamiento del combustible en los ingenios, hasta el desarrollo de carros "flex fuel" -que pueden ser llenados indistintamente con gasolina o con etanol- y que hoy dominan el mercado automovilístico en el país. Brasil está listo para cooperar con cualquier país que tenga interés en desarrollar su producción de etanol y crear un mercado para ese combustible.

¿Cuál es el enfoque que propone Brasil para revisar la relación con Cuba? ¿Impulsarían con México una transición pacífica en la isla?

Brasil no necesita revisar sus relaciones con Cuba, que han sido y son excelentes. Brasil entiende que corresponde a los cubanos determinar la dirección que crean la mejor para el desarrollo político, económico y social de su país, el cual vive hoy, además, en un ambiente social pacífico.

Ofrece Brasil cooperar con Pemex

Amorim aseguró que hay un gran campo de colaboración en materia energética y esto agregaría valor a los negocios de Petrobras y PEMEX

Ciudad de México - Brasil tiene vasto conocimiento en explotación de petróleo en aguas profundas y le interesa compartir esa experiencia con México, consideró el canciller brasileño Celso Amorim.

En respuesta a un cuestionario de REFORMA sobre las relaciones binacionales, Amorim consideró que hay un gran campo de colaboración en materia energética y de profundizarse se agregaría valor a los negocios de Petrobras y PEMEX, las empresas petroleras de ambos gobiernos.

"Existen áreas en las que Petrobras tiene más conocimiento, como es el caso de la explotación de petróleo en aguas profundas y de los biocombustibles.

Hay otras áreas en que las dos empresas tienen interés en desarrollar conocimiento en conjunto, como es el caso de petróleo pesado, que tanto PEMEX como Petrobras producen en grandes cantidades", opinó.

"Tenemos confianza de que a partir de contactos más frecuentes de las dos empresas podremos encontrar muchas otras áreas de colaboración, que ciertamente agregarán valor a los negocios de las dos empresas", insistió el canciller.

En vísperas de la instalación de la Comisión Binacional México-Brasil que tendrá lugar hoy en Brasilia, Amorim puntualizó que el tema energético "es uno de los principales insumos para el desarrollo" de ambas naciones.

Búsqueda
Fim do conteúdo da página