Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

LOS DESAFIOS DE LA INTEGRACION | ENTREVISTA EXCLUSIVA AL CANCILLER DE BRASIL, CELSO AMORIM

Pidió no dramatizar el conflicto entre Uruguay y Argentina. "La cuestión está encaminada", dijo. Sostuvo que el ingreso de Venezuela es algo positivo. Y que la relación con Buenos Aires está en un gran momento.

Marcelo Cantelmi

La primera palabra del canciller brasileño, Celso Amorim, es una felicitación por el 6-0 del Seleccionado argentino en Alemania. "Los goles fueron magníficos", le dice al periodista y elogia la coordinación del equipo. "¿Será esa cualidad un buen ejemplo para nuestros países?", le lanza Clarín. Amorim sonríe y asiente con la cabeza.

Ha llegado como parte de una gira que incluye Uruguay y Paraguay preparatoria para la asunción de la presidencia pro témpore del Mercosur en la cumbre de Córdoba de fines de julio. En la Embajada de Brasil, en la residencia de la calle Arroyo, recibió a Clarín para una entrevista exclusiva en la que negó que el conflicto de las papeleras pusiera en peligro al organismo regional. O que la retórica del nuevo integrante venezolano pudiera producir fricciones en el futuro.

«-Brasil y Argentina tienen hoy una relación muy estrecha, pero el Mercosur muestra en cambio zonas de gran inestabilidad como el conflicto de las papeleras. ¿Hasta qué punto hay peligro?

-Peligros siempre hay. Pero creo que el conjunto de las fuerzas en el Mersocur siguen fuertes. La relación Brasil-Argentina está mejor que en muchos otros momentos. Y el aporte de Venezuela es algo positivo. Ahora tenemos una visión clara en el Mercosur de una columna vertebral en América del Sur que va del Caribe a Tierra del Fuego. Creo que eso es algo que no se puede despreciar. No hablo de geopolítica, pero sí a nivel geoeconómico, geocomercial.

«-Pero los roces se ven tanto en todos esos niveles.

-Creo que hay que tomar los roces con cierta naturalidad. Cada cosa que ocurre en el Mercosur parece que fuera una tragedia, se dramatiza demasiado, será por nuestro temperamento latino, no sé. En la Unión Europea, Francia votó contra la Constitución; hace algunos años el Reino Unido no quiso la moneda común.

«-Esa comparación puede tranquilizar, pero quizá no baste. Hay presiones de Uruguay y Paraguay, la seducción de los tratados bilaterales de EE.UU.; las papeleras...

-Hay razones para que los países chicos tengan alguna frustración en relación al Mercosur. Si mira las cifras del comercio de Uruguay con Brasil, al comienzo era de unos mil millones de dólares y hoy está en los 500 millones. Hay razones objetivas para la frustración.

«-Bien, dígame ahora qué se hace con eso dado que ustedes toman la presidencia.

-Es necesario un entendimiento nuevo, un new deal sobre todo para los países chicos, no un new deal para olvidar lo que hicimos, todo lo contrario, sino para pasar a otra fase, creo que es necesario desarrollar mecanismos de política industrial, de financiación, flexibilidades en las reglas.

«-El litigio entre Argentina y Uruguay es visto como un peligro potencial para el Mercosur, ¿usted coincide?

-No, no creo que ponga en peligro al Mercosur, porque el interés de nuestros países va más allá de eso. No quiero subestimar el problema, pero no veo peligros para el Mercosur.

«-Se lo planteo de otro modo, ¿Brasil contempla intervenir para aliviar esa crisis?

-Ocurre que a veces uno por querer ayudar puede más bien crear problemas. Hay que tener mucho cuidado. Si surge una oportunidad, si es que surge, ayudaremos.

-«¿Cómo ven este problema?

-Creo que la cuestión está encaminada. Las cosas están planteadas en términos judiciales en La Haya con el problema central y aquí por la cuestión del impacto comercial, el cierre de puentes. Los dos caminos tendrán que seguir sus cursos. Claro, mejor que no hubiera habido el problema. Pero estas cosas ocurren en todas partes. Tenemos que tratarlas con naturalidad y evitar que asuman una proporción indebida.

«-¿La retórica dura del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, puede causar fricciones por su diplomacia petrolera y la búsqueda de un liderazgo regional?

-No. Tenemos una muy buena relación con Venezuela. Estamos contentos con el ingreso al Mer cosur. Venezuela ha hecho todo lo necesario en términos de aranceles, de negociación de normas de arancel externo común. Que hayan decidido seguir ese camino, no como una cosa superficial, es una muy buena indicación. Además, que estos presidentes estén juntos con más frecuencia en un contexto del Mecosur es una oportunidad. Chávez va a traer su mensaje, pero va a tener que escuchar el de los otros.

«-Le preguntaba porque Venezuela tiene un duro discurso contra la Casa Blanca pero también contra Petrobras en el caso de Bolivia.

-La vida es difícil de manejar. El aislamiento no es la mejor respuesta. Yo creo que en el conjunto nuestra relación con Venezuela ha sido buena a nivel personal por el entendimiento entre Lula y Chávez, y también comercial. Nuestra exportación se multiplicó por cuatro en tres o cuatro años desde US$ 600 millones a 3.000 millones este año. Es notable. ¿Estamos de acuerdo con todo lo que ocurre? No, no estamos. Lo decimos claramente, no por mensajes indirectos. Pero el hecho de que los presidentes se vean creo que es útil incluso para las propias relaciones exteriores del presidente Chávez.

«-Brasil sufre una fuerte presión de EE.UU. en la Organización Mundial de Comercio para que abra sus mercados, ¿cómo se enfrenta eso?

-En la OMC siempre hay un intento de trasladar el foco para otro lado. Pero la gran responsabilidad es de los países ricos que deben eliminar los subsidios y abrir sus mercados a los produc tos agrícolas. Es obvio que cada país tendrá que hacer su parte, pero en eso hay que tener una noción de proporcionalidad.

«-Aun así ellos argumentan que si el resto no se abre no tocarán los subsidios.

-Ese argumento no es sincero. Lo que pueda dar Brasil aunque pueda dar todo lo que se le pide, no es lo que hará que liberen o reduzcan sus políticas de subsidios, lo que sería esencial para el crecimiento del comercio internacional y la estabilidad en el mundo. Nosotros podemos hacer algo si contribuye pero dentro de las limitaciones que tenemos, somos un país en desarrollo.

«-Esa presión está en la región vía los TLC bilaterales que parecen tentar a Uruguay o a Paraguay.

-Vea, estoy seguro que incluso los países menores tienen más que ganar dentro del Mercosur que con actitudes aisladas. Y no creo, para decir la verdad, que EE.UU. pueda tener un gran interés económico en hacer un acuerdo bilateral país por país especialmente con esas naciones más chicas aunque pueda haber un interés político.

«-Y también económico.

-Yo creo que la gente más lúcida en Washington percibe que no les interesa crear un área diferente y ven que el Mercosur es un factor de estabilidad en la región. A veces se dice que viene EE.UU. y firma TLC con los países de la América del Sur y estamos perdiendo espacio en la región. Eso no es verdad. Porque nosotros firmamos con todos ellos antes que EE.UU. y mucha gente no advierte que ya tenemos un área de libre comercio en toda América del Sur y eso no es poco.

«-Lo llevo a Bolivia. Argentina está avanzando en la negociación por el gas pero no Brasil. ¿A qué se debe?

-Hay varios factores que juegan en esto en parte porque los bolivianos querrían terminar antes la negociación con Argentina. Puede que así sea. Nosotros estamos en contacto permanente, pero la relación de Brasil y Bolivia es más compleja porque no es sólo el gas, Brasil tiene refinerías, bueno Petrobras, está la exploración, la explotación. Es una cuestión mucho más compleja.

-«¿Brasil no acepta ser socio minoritario de Bolivia con esas refinerías?

-En realidad las refinerías las puso Brasil porque los bolivianos las querían, pero no era interés de Petrobras. Lo cierto aquí es que hace 12, 13 años, Brasil exportaba US$ 400 millones a Bolivia y compraba por 30. Hoy Brasil le vende por unos 500 millones pero importa mil millones entonces hay algo positivo para Bolivia. Por ello si el país nacionaliza es un derecho que nunca negamos, pero también es un derecho de Petrobras que sus activos sean respetados, que se hagan las compensaciones.

«-¿Entonces no contemplan asociarse con Bolivia?

-No puedo entrar en eso, son cuestiones de empresas más que de gobierno.

«-¿No es una cuestión geopolítica ésta?

-Petrobras tiene mucha independencia, es una empresa que trabaja con sus objetivos.

«-Pero ustedes tienen la acción de oro (la decisión final).

-Sí, tenemos la acción de oro, pero ellos también siguen las normas de las sociedades anónimas. La cuestión de ser socio mayoritario o minoritario no es tan importante, lo importante es si el emprendimiento en conjunto es viable y confiable. El derecho a nacionalizar lo tienen, lo reconocemos, pero vamos a negociar las condiciones de compensación.

«-¿Con qué perspectiva?

-En este momento no sabría decirle. Tenemos que tener un poco de paciencia, firmeza pero también paciencia.

Búsqueda
Fim do conteúdo da página