Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Asegura que la Minustah ayuda a involucrar al país caribeño a la familia latinoamericana.  

Carolina Álvarez Peñafiel El gigante de Latinoamérica tiene un liderazgo político y económico indiscutido. Los recientes descubrimientos de vastas reservas de crudo en las costas de los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro han convertido a Brasil en una aún mayor potencia petrolera, ahora con una zona inexplorada. Y sus exitosos esfuerzos por diversificar su matriz energética, apostando por fuentes limpias y renovables, lo dejan en una excelente posición en momentos en que la crisis nuclear en Japón ha aumentado la reticencia a la energía atómica (que Brasil también usa).

El canciller brasileño, Antonio Patriota, dijo a "El Mercurio" que su país busca tener un liderazgo "por el ejemplo" y "sobre todo establecer relaciones de igual a igual, relaciones mutuamente beneficiosas".

Y uno de sus ejemplos es el compromiso que Chile y Brasil tienen con la integración sudamericana. "Hoy día tenemos una oportunidad histórica, excepcional en la medida que todas las naciones de Sudamérica son democráticas, de gobiernos democráticamente elegidos, hay crecimiento y dinamismo económico, hay reducción de la desigualdad, de la pobreza y un espíritu de cooperación y de búsqueda de soluciones conjuntas para los grandes retos de la región", dijo en una entrevista durante su ajetreado día de visita en Santiago, el viernes pasado.

Misión sin precedentes

Entre los desafíos, está la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah), en la que colaboran 11 países latinoamericanos, incluido Chile. La misión ha recibido recientes críticas por su extensión y el tipo de trabajo que realizan las tropas.

"Para Brasil ha sido una experiencia muy positiva involucrarse en este esfuerzo colectivo bajo el paraguas del mandato de Naciones Unidas", dijo Patriota.

"Es la primera vez en los últimos años que los países latinoamericanos, sudamericanos, acuden a ayudar a Haití de forma significativa y eso tiene un sentido histórico sin precedentes. Contribuye a involucrar a Haití en la familia latinoamericana y hemisférica como nunca y manifiesta también nuestra solidaridad hacia el único país que es un tema de la agenda del Consejo de Seguridad y el único de América con un menor desarrollo relativo y pobreza muy elevada", indicó.

El canciller afirmó que el plazo para la salida de las tropas brasileñas depende del pueblo y las instituciones haitianas y de la evaluación de la ONU. "Obviamente lo que nos gustaría ver es que Haití encuentre su estabilidad bajo decisiones que tome su pueblo y poder disminuir gradualmente la presencia de tropas (...) Creo que el debate que hoy se justifica es cómo pensar una transición hacia una presencia menos importante en lo militar, y con más énfasis en reconstrucción, en desarrollo económico, social, en un ambiente de consolidación democrática e institucional".

Agenda energética

Como segundo socio comercial, Brasil tiene en Chile importantes inversiones en energía, un área que también es clave en la relación con otro gigante: EE.UU. En la reciente gira del Presidente Barack Obama a Latinoamérica, en ambos países la agenda estuvo marcada por el tema.

-¿Qué rol juega la energía como exportación de Brasil, en momentos en que el tema está entre las más altas prioridades en el mundo, sobre todo después del desastre en Japón?

"Es natural anticipar que este tema figurará con mucha importancia en las discusiones que tendremos con una variedad de países.

Tenemos conciencia de las necesidades de Chile, un país de extraordinario potencial humano, económico, agrícola, comercial... Y en la medida en que haya interés, y que lleguemos a entendimientos mutuamente beneficiosos, estaríamos participando con Chile para desarrollar proyectos en este campo".

-¿Esa agenda incluye la energía nuclear y los biocombustibles?

"Los biocombustibles, sin duda. Ya existen mecanismos en los que cooperamos con Chile en este campo. En lo nuclear, lo que ocurrió en Japón por supuesto crea una preocupación internacional por la seguridad de las instalaciones y en este campo tenemos -por ejemplo- una cooperación con Argentina. (...) Es un elemento de nuestra matriz energética, pero existen otros que seguirán ocupando más espacio".

-¿Brasil tiene posibilidades de convertirse en un gran abastecedor de petróleo para EE.UU., considerando sus gigantescas reservas?

"El mensaje que transmitieron el Presidente Obama y su delegación fue, de hecho, que tienen interés en participar en el desarrollo de nuestra industria petrolera. Se estableció un diálogo estratégico y en este marco podremos desarrollar nuevas fórmulas de cooperación, incluso incrementar las ventas de petróleo gradualmente".

 Influencia externa-¿Le preocupa la influencia de China en la región?

"China es el socio número uno para Brasil y para Chile individual, comercial y es un país importante para el futuro de la gobernabilidad mundial, cualquier tema que uno elija".

Patriota comentó que la Presidenta Rousseff visitará China este mes para reunirse con su colega Hu Jintao y otros representantes del gobierno y participar de una cumbre de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). "Será una oportunidad para encontrar entendimientos con China que representen un paso cualitativo en la relación económica, política. Estoy seguro de que tenemos una relación estratégica con China y esperamos que esta visita represente un paso importante para lograr nuevo éxitos y una relación quizás más equilibrada en el contexto comercial con ese país", agregó.

Fim do conteúdo da página